Economía | Empresas

El consumo de GLP se dispara un 30% ante el encarecimiento de la gasolina y el diésel

Las ventas de vehículos a través de este gas continúan al alza

Una manguera de gas licuado de petróleo (GLP) o autogás. EUROPA PRESS

Se ha convertido en una de las alternativas más atractivas para los consumidores españoles que tienen un vehículo propio. El GLP se ha destapado como una opción real ante el encarecimiento de la gasolina y del diésel, que durante este 2022 han llegado a sobrepasar los dos euros por cada litro.

El GLP o gas licuado del petróleo, es un combustible que se fabrica con butano y propano a presión, pasando de estado gaseoso a líquido, ocupando menor volumen y facilitando así su transporte y distribución. El GLP procede en un 30% del proceso de refinado del petróleo y en un 70% de los yacimientos de gas natural o petrolíferos. Se utiliza en la industria y el transporte por sus ventajas económicas y ecológicas respecto a la gasolina y al gasóleo.

El precio de este derivado es muy inferior al de la gasolina y el diésel, de ahí que cada vez más usuarios se hayan decantado por el uso de este combustible para sus automóviles. Por ejemplo, a datos de 5 de diciembre el precio medio del GLP en las estaciones de servicio que lo dispensan es de unos 0,76 euros por cada litro. Es decir, casi un euro más barato que los combustibles más utilizados en Europa.

Pero, ¿por qué es más barato? El GLP tiene un menor coste por la cantidad que había disponible y por los impuestos que pesan sobre este gas que los de otros carburantes. En España, la carga impositiva de la gasolina es del 47% y la del diésel se queda en un 43%, mientras que la del gas licuado de petróleo es del 22,7%.

Este menor coste, en plena espiral alcista de los carburantes como consecuencia de la guerra en Ucrania, ha implicado un aumento considerable de hasta el 30% del consumo del GLP en nuestro país. En concreto, durante este pasado octubre se utilizaron 191.000 toneladas. La cifra acumulada del año es de un 14% y ya se superan los 1,5 billones de consumo de este tipo de gas en nuestro país.

Crecen las ventas y las reconversiones

Las ventas de coches propulsados por GLP también han experimentado un importante auge en lo que va de año. Noviembre ha sido el mes en el que los alternativos se llevan el mayor porcentaje del mix de todo el año, con un 46,4% (incluyendo también modelos de GLP y GNC) y aumentando en total sus ventas un 25 %, según los datos de la patronal automovilística Faconauto.

Y eso que el mismo modelo de GLP que de gasolina suele ser unos 1.500 de media más caros. Mapfre realizó un estudio sobre el uso y consumo de los coches de este tipo de derivado del petróleo y se apuntaba que el entorno idóneo para conducir un vehículo GLP es la ciudad debido a que existe un mayor número de trayectos cortos que van asociados a un consumo más alto de combustible.

Pero no solo se han experimentado importantes subidas en las ventas de los coches de GLP. Las reconversiones también se han visto beneficiadas de este auge del autogas ya que los automóviles propulsados por gasolina pueden ser reconvertidos.

En el caso de querer convertir el vehículo a GLP, algo que puede hacerse sin problema, habrá que pagar entre los 1.500 y 2.500 euros. Para que ese sobrecoste sea rentable y nos salga a cuenta, recuperando la inversión en un periodo corto de tiempo, la compañía de seguros Mapfre estima que habrá que recorrer como mínimo unos 20.000 kilómetros al año.

Empresas como Repsol se han volcado con el cambio de combustión y la empresa ofrecerá hasta 150 euros en autogás a los conductores que transformen su vehículo de gasolina y etiqueta C a gas licuado de petróleo (GLP); una campaña que durará hasta el 24 de febrero de 2023.

Además, cabe destacar que otra de las ventajas que tiene el reconvertir el coche de gasolina a GLP es el cambio de distintivo de la Dirección General de Tráfico. El gas licuado del petróleo emite apenas emisiones por lo que la DGT lo denomina como coche eco y no tiene limitaciones para acceder al centro de las grandes ciudades y circular sin restricciones.

Pocas gasolineras

Con todo, aún falta mucho camino por recorrer y encontrar una gasolinera que tenga disponible GLP no es nada sencillo. En la actualidad hay 800 gasolineras GLP en España en las que se puede repostar sin ningún tipo de problema.

Repsol lidera la comercialización y distribución de AutoGas GLP en el mercado español con más de 390 gasolineras GLP en la Península y Baleares.

Te puede interesar

Comentar ()