Economía | Empresas

La CNMC no ha multado a ninguna gasolinera por los descuentos de los carburantes

El supervisor aún no ha notificado a ninguna empresa malas praxis en los precios de las gasolineras

Una persona reposta su vehículo en una gasolinera

Una persona reposta su vehículo en una gasolinera EP

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha tenido mucho trabajo en los últimos meses. Y lo que le queda. El Ejecutivo de Pedro Sánchez encomendó al supervisor español vigilar que las empresas energéticas actúen cumpliendo la legalidad y las nuevas normativas impuestas por el Gobierno para evitar que los precios de los carburantes, de la luz y del gas se dispararan.

Una de las funciones de la CNMC era vigilar a las estaciones de servicio y empresas que venden carburantes para que los descuentos de 20 céntimos por cada litro se cumplía a rajatabla y que éstas no infringieron las normas a través de mecanismos ilegales y se quedaran con parte del dinero en sus cuentas.

El ente dirigido por Cani Fernández ya avisó que históricamente, cuando el precio del petróleo se abarata, las gasolineras optan por no bajar el precio de la gasolina a la misma velocidad y, de esta forma, aumentar los beneficios. El riesgo que veía la CNMC cuando se instauró el descuento a los usuarios es que sucediera cuando la bajada está pagada por el erario público. Si esto pasara, las gasolineras estarían recibiendo una subvención multimillonaria encubierta.

No obstante, tal y como explican fuentes de la CNMC a este periódico, hasta la fecha no se ha notificado ninguna sanción a ninguna compañía o empresa independiente por alterar los precios de los carburantes desde que se aprobara por real decreto el descuento a los carburantes.

Las mismas voces, no obstante, destacan que el período de análisis continúa abierto y que “no descartan” que se produzcan posibles multas a empresas del sector petrolero por haber alterado de una u otra forma los precios de los carburantes. “Miraremos si la bajada de 20 céntimos realmente llega al consumidor final”, llegó a explicar la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia.

Cabe recordar en este sentido que la CNMC aprobó el nombramiento de Rocío Prieto como nueva directora de Energía de la Comisión, en sustitución de María Jesús Martín y que será la encargada de gestionar las nuevas funciones que el Gobierno encomendó al supervisor en los últimos meses.

El descuento, a debate

Como se mencionaba anteriormente, el descuento a los carburantes está cerca de caducar puesto que el Gobierno lo prorrogó hasta el 31 de diciembre y Pedro Sánchez aún no tiene del todo claro que vaya a prolongarse más meses. Uno de los principales argumentos por los que no podría extenderse en 2023 es el de los beneficiarios. En concreto, el Banco de España y grandes entidades privadas inciden que no se debería extender a todos los usuarios puesto que las rentas más altas se ven favorecidas.

Estimaciones preliminares realizadas por el supervisor sugieren que con esta bonificación, “la inflación soportada por los hogares de mayor renta podría reducirse de forma más intensa que la enfrentada por los hogares de menor renta», señala el informe. En concreto, según sus cálculos, el descuento de los 20 céntimos entre el 1 de abril y el 20 de junio de este año redujo en 0,35 puntos porcentuales la inflación soportada por los hogares de menor renta en dicho período, mientras que que los de mayor renta experimentaron una reducción más intensa, de 0,61 puntos.

Carburantes a la baja

El posible fin a los descuentos de los carburantes se produce en un momento en el que los derivados del petróleo han dado un respiro a los bolsillos de los españoles. Con el diésel y la gasolina coqueteando con los dos euros durante buena parte de noviembre, en los últimos días llenar el depósito es más barato debido al frenazo económico de las economías y la inestabilidad en China.

El crudo Brent, la variante de referencia en Europa, ha llegado a caer hasta los 80 dólares por barril, mínimos del 4 de enero, por lo que la subida acumulada en el año se reducía al 4%. Esto ha hecho que el litro de diésel se sitúe en los 1,80 euros mientras que el sin plomo se queda en los 1,70 euros.

El miedo por la falta de diésel para los próximos meses, ya que casi todo este combustible proviene de Rusia, hizo que este carburante se disparara y sobrepasara los dos euros hace tres semanas. De hecho, Repsol, tras la presentación de sus resultados admitió este problema.

Te puede interesar

Comentar ()