Economía | Empresas

Las gasolineras engordan su facturación casi un 50% en 2022 antes de la nueva subida de carburantes

Las estaciones de servicios ingresan de media unos 32,9 millones diarios

Imagen de archivo de una gasolinera.

Imagen de archivo de una gasolinera. EP

Las gasolineras continúan aumentando sus ingresos en este 2022. Tras la invasión de Rusia en Ucrania, los costes energéticos se han disparado y los carburantes han tocado precios históricos que han obligado a casi todos los países de Occidente a implementar ayudas para frenar la subida de precios.

Las medidas impuestas por los diferentes ejecutivos europeos, vía impuestos o ayudas directas a los clientes, no han impedido que los carburantes se hayan encarecido ostensiblemente y, por tanto, las estaciones de servicio han visto cómo su facturación se ha multiplicado desde el inicio de la guerra, e incluso, meses antes.

En el caso de España, las gasolineras han incrementado sus ingresos hasta un 43% desde que comenzó 2022. De acuerdo a los datos de la Agencia Tributaria del informe de seguimiento de ventas interiores diarias, las estaciones de servicio ingresan desde el 1 de enero un total de 32,9 millones de euros cada 24 horas. Esto supone generar una caja de unos 11 millones de euros más que en el mismo período de 2021 (hasta el 16 de octubre) ya que por aquellos entonces se facturaron un montante de 22,8 millones de euros.

No obstante, la tendencia ha ido cambiando durante los últimos meses y el pico de facturación parece ir menguando poco a poco. Esto se debe a dos factores, tal y como explican fuentes del sector energético a este periódico. Por un lado, el efecto de los descuentos de 20 céntimos que implantó el Ejecutivo a finales de marzo, y por otro al del parón en la economía española. De hecho, como subrayan estas voces es la más probable, ya que desde agosto las estaciones de servicio facturan mes a mes menos dinero.

Basta con comprobar los datos en el informe de la Agencia Tributaria. Por ejemplo, en junio las estaciones de servicio facturaron casi 40 millones de euros al día mientras que en la última semana de octubre en la que se tienen registro no se llegaban a los 32. No obstante, esta cifra es muy superior a la del mismo período del año anterior, cuando apenas superaban los 24 millones de euros.

Las grandes beneficiarias del incremento de facturación son las principales petroleras que operan en nuestro país. Según un estudio del departamento de análisis de BBVA, el 66% de la facturación pertenece a las grandes operadoras de nuestro país. Cabe recordar que tanto Repsol, Cepsa y BP entraron en una guerra de descuentos y ofrecen a sus clientes que se asocien a través de sus plataformas de fidelización hasta 30 céntimos por cada litro que reposten en sus estaciones de servicio.

Buenos resultados

Con todo, la reactivación en el mercado del petróleo ha servido para que las empresas del sector brindaran grandes cifras. A falta de que Cepsa presente esta semana sus resultados trimestrales, todas las compañías han mejorado sus registros del año anterior. Repsol, entre enero y septiembre de 2022, logró un resultado neto de 3.222 millones de euros, un 66% más que los 1.939 millones que obtuvo en el mismo periodo de 2021. La cifra de negocio de la empresa que lidera Imaz se situó en 61.965 millones de euros, un 72% más que lo ingresado en los primeros nueve meses de 2021, en gran medida por el auge del nicho de extracción y producción. La empresa ya dijo en el segundo trimestre que no obtuvo beneficios por la comercialización, pero en el tercero obtuvo algo más de 300 millones de euros.

Galp obtuvo un beneficio neto atribuido de 307 millones de euros, frente a las pérdidas de 334 millones que contabilizó en el mismo periodo de 2021. En términos ajustados, las ganancias de la entidad entre julio y septiembre fueron de 187 millones, un 16% más.

Alza de los precios de los carburantes

La facturación de las grandes gasolineras ha ido de la mano con el incremento en los precios y, a pesar de los citados descuentos, todo hace indicar que llenar el depósito de aquí a final de año será más caro.

Sobre todo aquellos vehículos que requieran de diésel para moverse. En las últimas semanas, este tipo de carburante se ha disparado y ha vuelto a sobrepasar los dos euros por litro. La principal razón no es otra que la escasez. “Nos estamos quedando sin destilados medios en algunos países europeos”, dijo Josu Jon Imaz, CEO de Repsol durante la presentación de los resultados empresariales a los analistas.

La gasolina 95 y 98, si bien la subida no es tan elevada, también se prepara para subidas y las fuentes consultadas explican que solo “un parón de la economía y, por tanto de la movilidad” supondría una relajación en los precios.

Te puede interesar

Comentar ()