Economía

El Gobierno desafía a la banca: la rentabilidad de los bonos del estado supera la de las entidades

La primera subasta de los bonos a 6 y 12 meses obtuvo la mejor rentabilidad de una década

Fachada de la sede central del Banco de España, en Madrid.

Fachada de la sede central del Banco de España, en Madrid. EP

La subida de tipos por parte de los bancos centrales cambió el mercado financiero en 2022 y todavía se nota en este año. La normalización de la política monetaria supone un endurecimiento de las condiciones de financiación, pero beneficia a los ahorradores. Ante esta nueva situación en la que el Banco Central Europeo subió el precio del dinero en 250 puntos básicos, la esperanza era que las entidades financieras comenzarán a remunerar los depósitos. Es decir, que la banca diese rentabilidad a los clientes que dieran su dinero. Pero no ha sido así. Además, ha entrado un nuevo agente: el Gobierno. La rentabilidad de los bonos del estado supera lo ofrecido por la banca.

España inauguró el pasado martes las subastas de deuda a corto plazo con la colocación de 4.893,84 millones de euros en una emisión de letras a 6 y 12 meses con una rentabilidad del 2,59% y del 2,998%, respectivamente. Son las rentabilidades más altas desde 2012. Las primeras han desbancado la rentabilidad que ofrecen los depósitos a seis meses en España. La rentabilidad más alta la da el depósito a seis meses de Banca Progetto con un 2,50%. También está el depósito Facto 6 meses de Banca Farmafactoring que da una rentabilidad del 2,27%. El Banco de Investimento Global (BIG) ofrece en España un depósito a seis meses con una rentabilidad del 2%.

En el caso de las letras a 12 meses, la rentabilidad que dan los depósitos en España es del 3%, por lo que los bonos del Estado se han situado, en esta ocasión, ligeramente por debajo. Banca Sistema y Bancaja Progetto ofrecen un 3%, pero Centrale Kredietverlening (entidad de Bélgica) tiene una rentabilidad del 2,9%, que en este caso sí que estaría por debajo de lo ofrecido por el Estado.

Los inversores españoles tienen opciones de depósitos para poder sacar rentabilidad a sus ahorros, aunque ninguno es de la gran banca española. Los bancos más grandes ya señalaron en la presentación de sus resultados que, por el momento, descartaban remunerar los depósitos. La principal razón que esgrimían era que no hacía falta liquidez y que no iban a captar clientes con esa táctica. No obstante, algún consejero delegado dejaba la puerta entreabierta por si comenzaba esa “guerra del pasivo”.

Estefanía González, portavoz del comparador kelisto.com, explica que la mejora de la rentabilidad de las letras del Tesoro “aumenta la presión de las entidades españolas para competir por el cliente que busca ahorro”. Sin embargo, matiza que no cree que su respuesta vaya a ser la de empezar a competir fuerte en el terreno de los depósitos. “Este tipo de carreras no se ganan en dos días. La banca española necesitaría meses para ofrecer una propuesta suficientemente competitiva – a nivel de plazos fijos- que compita con las letras”, apunta.

Asimismo, asegura que los bancos españoles no tienen ninguna sensación de urgencia y añade que entre los objetivos de los grandes bancos a corto y medio plazo está el ganar rentabilidad. “Esta rentabilidad se consigue con clientes fieles a los que les puedan vender una amplia gama de productos y que permanezcan cuando más tiempo mejor en el banco. Para ello, las entidades españolas han encontrado una buena opción que llevan tiempo explotando: las cuentas remuneradas”, comenta.

Por el momento, Carlos Cuerpo, secretario general del Tesoro, señaló durante la presentación de la estrategia de la deuda que los inversores minoristas son pocos, que los tenientes de la deuda pública suelen ser grandes inversores, banca tanto doméstica como extranjera y el Banco Central Europeo. No obstante, Cuerpo apuntó que recomendaba invertir a todo tipo de inversores en deuda pública: “Conforme hay una mayor rentabilidad, la demanda reacciona”.

Antonio Gallardo, experto financiero de Banqmi, comparador online de productos financieros, considera que la compra de deuda por parte de los particulares es muy pequeña “por lo que no hay competencia” para que los bancos españoles se replanteen el mejorar su rentabilidad. Lo que sí puede afectar es, según Gallardo, si la propia captación de recursos por parte de los bancos se encareciera y por tanto buscaran incrementarlo con depósitos. “Pero de momento los bancos están en buena situación de solvencia y están consiguiendo recursos de forma económica”. No obstante, matiza que es posible que sí se vea alguna pequeña mejora en este primer trimestre.

Andrea Morales, editora jefe de HelpMyCash, señala que no creen que la gran banca española vaya a mejorar la rentabilidad de sus depósitos, básicamente “porque cuentan con liquidez” y añade que a pesar de que hay bancos en Europa que sí que remuneran los depósitos, “si el ahorrador prefiere invertir en España, sin duda alguna, hacerlo con letras del tesoro del Estado es una buena opción».

González explica que no hay que las letras del Tesoro son productos muy seguros y que tienen importantes diferencias respecto a los plazos fijos: a su favor, que se pueden contratar desde 1.000 euros (cosa que no ocurre con la mayoría de los depósitos más rentables, que ponen en mínimo en 5.000 o 10.000 euros). A su favor también está que la fiscalidad es la misma. Ahora bien, en contra de las Letras cabe decir que, para un usuario poco familiarizado, contratar Letras es algo más complicado que acudir a una entidad de toda la vida en busca de un depósito.

Por otro lado, recuerda que las cuentas vinculadas a los depósitos más rentables del mercado no cobran comisiones, mientras que la Cuenta Directa del Banco de España sí aplica, por transferencias, un cargo del 1,5 por mil -con 0,90 euros de mínimo- por las transferencias.

Te puede interesar

Comentar ()