El pasado 14 de marzo, tuvo lugar en la planta desaladora de Doraleh, situada en la capital de Yibuti, el arranque de la puesta en marcha y primeras pruebas de producción de agua potable. Esta es una actuación englobada dentro del proyecto PEPER (Producción de Agua Potable a través de Desalación y Energías Renovables) promovido por la Comisión Europea como parte de la iniciativa comunitaria «Energía Sostenible para todos».

La construcción de la planta, liderada por el equipo de Tedagua -empresa filial del Grupo Cobra– en colaboración con la francesa Eiffage Génie Civil y su posterior explotación durante 5 años, ayudará a mejorar el suministro de agua potable en la región, al incorporar al sistema de distribución los 22.500 m3 diarios que producirá la desaladora, beneficiando a una población aproximada de 200.000 habitantes.

Al acto en la planta asistió el presidente del país, el excelentísimo señor Ismail Omar Guelleh, junto con la primera dama y presidenta de la UNFD (Union Nationale des Femmes de Djibouti), Kadra Mahamoud Haid. A ellos se les unió el director general de ONEAD (Office National de L’Eau Et De L’assainissement de Djibouti) el Sr. Mohamed Fouad Abdo y diferentes personalidades y representantes políticos del país y de Europa.

Todos ellos pudieron presenciar el inicio de las pruebas en la planta y asistir a una pequeña ceremonia de inauguración, donde se destacó, en palabras del Director General de ONEAD, la transferencia de conocimientos técnicos y tecnología que la agrupación Tedagua – Eiffage había aportado en la construcción de este proyecto. También hubo palabras de agradecimiento por parte del presidente de Yibuti, quien destacó la importancia de la planta para la región y agradeció a todos los implicados su confianza y compromiso con un proyecto social y fuente de desarrollo sostenible como es la planta desaladora de Doraleh.