La inversión en bitcoin ha tenido históricamente un componente de especulación que ha marcado la opinión del mercado sobre esta criptomoneda. Sin embargo, el paradigma de inversor ha cambiado durante los últimos años. Ahora recurre al bitcoin como una inversión de largo plazo más que para beneficiarse de la especulación.

Los inversores han entendido que la revalorización de este criptoactivo va más allá del corto plazo y quieren aprovechar para posicionarse en bitcoin como en cualquier otro activo, especialmente estas semanas, en las que la frenética evolución del bitcoin está suscitando gran interés.

«Percibimos un comportamiento de los usuarios mucho más centrado en el largo plazo que en un componente especulativo», explica a El Independiente Jorge Soriano, consejero delegado de Criptan.

Si antes había una filosofía más cercana a invierto, consigo beneficio y dejo de invertir, ahora el usuario busca una mayor exposición»

Jorge Soriano

Según relata, los usuarios de su plataforma se están planteando tener cierta exposición a bitcoin con la percepción de que servirá de reserva de valor a medio y largo plazo.

«Ahora el usuario compra y vuelve a comprar, con una mayor exposición de manera más prolongada. Si antes había una filosofía más cercana a invierto, consigo beneficio y dejo de invertir, ahora el usuario busca una mayor exposición», añade el experto en criptoactivos.

El paradigma de inversor en bitcoin, además de mirar más a largo plazo y hacerse más conservador, ya no es estrictamente joven. «El perfil del inversor ha cambiado en los últimos años. Los activos digitales han dejado de ser atractivos únicamente para millennials para ganar peso entre personas de mayor edad y con perfiles conservadores», apunta, por su parte, Alejandro Zala, country manager de Bitpanda en España.

En su opinión, la pandemia ha generado un cambio de mentalidad en los españoles, que «han comenzado a valorar la importancia de ahorrar e invertir a largo plazo».

«La pandemia global ha sido un gran impulso que ha llevado a la gente a tratar de encontrar nuevas formas de invertir su dinero», añade Zala, que, en este contexto, considera que las criptomonedas «se han convertido en una clase de activo alternativo propio que nunca volverá a desaparecer. Especialmente el bitcoin».

Desde eToro, el analista Simon Peters ve a este criptoactivo como «una buena oportunidad de inversión a largo plazo». «La inversión institucional que está entrando en los criptoactivos, no solo de los fondos de cobertura, HNWI y family offices, sino también de los fondos de pensiones, es un viento de cola a largo plazo que continuará independientemente de las fluctuaciones de los precios del bitcoin a corto y medio plazo«, afirma.

Las criptomonedas se han convertido en un activo alternativo propio que nunca volverá a desaparecer»

Alejandro Zala

Como resume el propio experto, «este es un mercado volátil y los inversores minoristas deberían ver los criptoactivos como una inversión a largo plazo».

Los inversores, además, se han animado a aumentar sus posiciones en bitcoin durante la pandemia. Desde Criptan explican que han percibido que el volumen de negociación se ha multiplicado por quince respecto al gestionado antes de la llegada del Covid-19, algo que desde la firma achacan a las políticas expansivas que han puesto en marcha los gobiernos para lidiar con la crisis económica.

20.000 dólares

«El aumento del precio ha traído consigo un aumento en el número de usuarios. Ahora mismo, el bitcoin está rozando máximos históricos, cerca de llegar a los 20.000 dólares de 2017. Este aumento del precio está atrayendo a gran cantidad de usuarios», añade Soriano desde Criptan.

En efecto, durante la pandemia el valor del bitcoin se ha multiplicado. Si el pasado verano sorprendía verlo en 12.000 dólares, ahora los expertos auguran la llegada a los 20.000 dólares en los próximos días. Y vislumbran recorrido más allá.

«Alcanzar la cifra de 20.000 dólares antes del 2021 es muy probable, creo que también seguirá subiendo durante el próximo año, aunque la volatilidad intrínseca de estos mercados hace que podamos ver subidas y bajadas muy agresivas, y el inversor debe ser consciente de ello», apunta Zala, de Bitpanda.

Coincide en el diagnóstico Simon Peters, analista de eToro. «Tres años después de su pico de 2017, la industria de criptoactivos ha madurado y está experimentando una tracción real con inversores más grandes. Están utilizando la criptodivisa como cobertura para combatir la perspectiva de una mayor inflación y un estímulo gubernamental continuo», afirma.