Economía

La banca ralentiza la concesión de los créditos rápidos que ofrece a sus clientes por mail y sms

El Banco de España advierte a los usuarios para que no se dejen llevar "por el primer impulso"

Imagen de monedas.

Imagen de monedas. Pixabay

El deterioro económico y el aumento de los riesgos por la pandemia han obligado a los bancos a recoger cable en la concesión de crédito. En los préstamos preconcedidos, los que las entidades ofrecen a los clientes sin que estos los soliciten previamente, han seguido la misma línea. La incertidumbre sobre el futuro, con una crisis sanitaria que no hace más que alargarse, hace a las entidades ir «con pies de plomo», como explican a este periódico desde el comparador Help My Cash.

Los bancos mantienen a lo largo de todo el año campañas para la concesión de préstamos preconcedidos, es decir, esos créditos personales que suelen ofrecer a través de sms o mails, pero también mediante la aplicación móvil del banco o, incluso, un mensaje en el cajero, sin que el cliente lo pida.

La banca está dando un poco menos de crédito preconcedido. La incertidumbre económica ha hecho que vaya con pies de plomo»

Help My Cash

Su principal atractivo es que son tramitados con rapidez, incluso en el plazo de un día, evitando al cliente farragosos papeleos. Son, en definitiva, fáciles para el receptor, aunque la iniciativa de su concesión parte de los propios bancos, que recurrentemente van analizando qué clientes tienen una buena posición de solvencia y adaptan las condiciones de estos créditos preconcedidos a las características de cada usuario.

Así, los precios de estos créditos dependen del cliente al que se le ofrecen y de su antigüedad en la entidad, así como la cantidad que se pone a su disposición. «Si tienes un perfil muy premium es posible que te ofrezcan condiciones mejores y un importe más alto, pero si tienes ingresos normales igual te prestan a un interés superior», explica a este periódico Agustina Battioli, experta en Créditos y tarjetas de Help My Cash.

Los bancos mantienen a lo largo de todo el año campañas para la concesión de estos préstamos preconcedidos, si bien han echado el freno recientemente por los mayores riesgos que existen tras la pandemia. «A nivel general, los bancos están dando un poco menos de crédito preconcedido. La situación de incertidumbre económica ha hecho que vayan con pies de plomo», añade.

Y no solamente con este tipo de financiación. Las entidades están afinando el perfil al que conceden crédito debido a la incertidumbre, como constató hace algunas semanas el Banco de España. La Encuesta sobre Préstamos Bancarios publicada el mes pasado reflejaba que las entidades no solo han ralentizado la concesión de crédito, sino que han impuesto condiciones más duras en algunos préstamos, como los de consumo que se conceden a familias o los solicitados por las empresas.

Advertencia del supervisor

Los bancos pusieron en marcha estos préstamos preconcedidos hace unos años en respuesta a los créditos rápidos que empezaron a dar determinadas entidades nacidas al calor de la pasada crisis financiera.

Precisamente su principal ventaja, la facilidad con la que se puede solicitar y recibir, es la que ha hecho saltar las alarmas al supervisor. El Banco de España advertía hace unos días en su Portal del cliente bancario que es necesario no dejarse llevar «por el primer impulso» y tener en cuenta si realmente se necesita la financiación antes de aceptarla.

Que el banco comunique a un cliente que dispone de un préstamo preconcedido mediante un mail o un sms no significa que tenga el dinero automáticamente en su cuenta, pues debe aceptar la oferta y esperar a que el banco compruebe de nuevo que su situación de solvencia no ha empeorado desde que lanzó la oferta. Sin embargo, la tramitación es más ágil que la de un crédito normal.

Es por eso que el Banco de España ha querido advertir a los usuarios que deben preguntarse si de verdad necesitan el préstamo antes de aceptarlo. «El hecho de que el banco tome la iniciativa y te facilite el proceso de concesión no debe ser lo que te mueva a pedir un préstamo. Los bancos se dedican a prestar dinero, así es que nada mejor para su negocio que contar con un buen cliente. Pero los préstamos no son gratis e implican una importante responsabilidad», alerta el supervisor.

La institución que gobierna Pablo Hernández de Cos también anima al usuario a plantearse si puede devolver el préstamo sin problemas. «El análisis del banco está hecho a partir de la información que dispone de ti a través de tus productos financieros, pero puede haber circunstancias importantes que solo tú conozcas. Tenlo todo en cuenta», expone.

«Finalmente, si solicitas el préstamo, sé crítico con la oferta y actúa como lo harías en cualquier otro caso. El hecho de que el banco haya tomado la iniciativa no quiere decir necesariamente que las condiciones que te ofrecen sean las mejores que puedes encontrar», concluye el supervisor, que insta a los clientes a analizar con atención las condiciones y a compararlas con las de otras entidades.

Te puede interesar

Comentar ()