La independencia de Cataluña «no es un tema que se esté debatiendo en las instituciones de Cataluña, francamente», afirma la ex ministra Pilar del Castillo, eurodiputada desde 2004, en una entrevista con El Independiente en Madrid. «La Comisión y el Parlamento Europeo han hablado cuando han tenido la necesidad de decir algo puntualmente y si no han hablado más es porque lo consideran un problema interno de España».

«Nosotros respetaremos al Tribunal Constitucional y al Parlamento español”, ha dicho Jean Claude Juncker sobre el secesionismo catalán. El máximo mandatario europeo, además, aclaró en una entrevista hace una semana que, incluso en el caso de que se produjera un referéndum acordado legalmente y ganara el sí, «Cataluña no formaría parte de la Unión Europea al día siguiente. Debería seguir los procedimientos habituales, como los países que accedieron a la Unión Europea en 2004», matizó.

«El eco que quería tener la Generalitat en la UE ha sido prácticamente imperceptible, tanto en Bruselas como en Europa», comenta Del Castillo. «No han tenido ninguna recepción oficial», dice satisfecha con el papel que están desempeñando tanto el Europarlamento como la Comisión Europea. «La proyección internacional de Puigdemont ha sido un fracaso a nivel institucional», sentencia.

El eco que quería tener la Generalitat en la UE ha sido prácticamente imperceptible, tanto en Bruselas como en Europa»

Aunque su trabajo en Bruselas pasa por desarrollar la nueva legislación que ayude a la UE a afrontar los retos de la transformación digital y es de lo que ha venido a hablar, la catedrática de Ciencias Políticas no es capaz de morderse la lengua al preguntarle por el desafío catalán.

Considera la eurodiputada del Grupo Popular Europeo y responsable del área de Energía y Mercado digital de la UE que «acabar con el roaming» ha sido el hito más visible para los ciudadanos de la legislación europea de los últimos años. Por eso le cuesta tanto entender que en este momento en el que lo que más valoran los ciudadanos es que se derriben fronteras, «haya gente en Cataluña que se quiera construir una nueva».

«En una sociedad en la que los desarrollos tecnológicos te llevan a un mundo sin fronteras y la humanidad enfrenta grandes retos como el terrorismo y el cambio climático, esto nos debería llevar a pensar en grande, en vez de en pequeño. Es imposible afrontarlos si pensamos en unidades reducidas», dice Del Castillo. Y añade, contundente: «Cataluña corre un riesgo muy importante de quedarse aislada, este proceso [independentista] no se corresponde con las necesidades reales de la gente», afirma la ex directora del CIS que llevó la cartera de Educación y Cultura en el segundo Gobierno de Aznar. «España no podría hacer frente a esos desafíos globales sola y una Comunidad Autónoma por su cuenta, aún menos».

España no podría hacer frente a esos desafíos globales sola y una Comunidad Autónoma por su cuenta, aún menos»

Sin embargo, prefiere no aventurarse en hipótesis sobre qué pasará el 1-O con Cataluña. «Aún estamos en una fase anterior, en una situación de ilegalidad absoluta por parte de quienes están promoviendo el referéndum y ahora lo que hay es que asegurarse de que se cumple la legalidad». Es más, está «convencida de que el hipotético referéndum no tendrá lugar porque simplemente en esas condiciones de ilegalidad es imposible que se produzca», sentencia.

Y en un tono más conciliador, añade:  «España es la mejor casa común para todos los que en ella habitamos y para afrontar en la Unión Europea los grandes retos a los que nos enfrentamos». Pero al preguntarle si ha decaído el atractivo de Barcelona para atraer talento y empresas, vuelve a la carga: «Cuando el nacionalismo aprieta tanto, se pone antipático para las multinacionales».

Internet de derechas e izquierdas

Pero Pilar del Castillo de lo que realmente quiere hablar es de tecnología. Aunque, reconoce, también en la manera de gestionarla sigue habiendo «derechas e izquierdas». Ni la red es neutra ni los legisladores, dice, tampoco. «Hay muchas zonas de interés común, pero cuando tienes una ideología de izquierdas offline eres muy intervencionista también online. En internet no desaparece la ideología ni la visión de cómo tiene que funcionar la sociedad. Así que desde el punto de vista económico, la izquierda es la que pide una legislación muy detallada y sin flexibilidad». Para Del Castillo, la derecha es la ideología con la visión que «más fomenta la innovación y el incentivo de la inversión».

Cuando tienes una ideología de izquierdas offline eres muy intervencionista también online»

«Antes el futuro tardaba tanto en llegar que había un proceso lento de adaptación para resolver los problemas y oportunidades que planteaba a medio plazo, pero ahora va tan rápido que ya es presente», reflexiona. Cuando dejó la cartera de Educación y Cultura y llegó a Bruselas en julio de 2004, la comunicación electrónica era sinónimo de mandar emails. No existían los smartphones «ni se hablaba de big data, ni de computación en la nube o de Internet de las Cosas, y ahora son el día a día».

Precisamente, el próximo 2 de octubre, el Parlamento Europeo votará la Directiva sobre el Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas para avanzar hacia el mercado digital único, «que derribe las fronteras de las digitales que están cambiando el mundo». El independentismo catalán aspira para ese mismo día a levantar una nueva frontera en Europa.