El estrés y la tensión laboral pueden hacer mella en algún momento de la vida laboral al trabajador. Sin embargo, entre los autónomos es más frecuente vivir episodios de estrés y sufrir alguna de sus consecuencias. Cuestión derivada de algunos condicionantes específicos que afectan en exclusiva a profesionales por cuenta propia.

Sólo el 18% de los trabajadores autónomos cotiza por accidente o enfermedad laboral, según los datos del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. Esto implica que la mayoría de ellos no están realmente protegidos en caso de enfermedad o accidente laboral, lo que contribuye a incrementar la sensación de vulnerabilidad que sienten. Este sería uno de los apartados que incrementaría las dosis de estrés.

Por otro lado, tienen jornadas laborales más largas. Los trabajadores por cuenta propia trabajan una media de 8,2 horas más a la semana que los empleados asalariados. El número de trabajadores autónomos que declaran sentirse exhaustos al final de la jornada roza el 44%, una cifra superior a la de los asalariados. Las cifras, que aporta el perfil sociodemográfico, siniestralidad laboral y condiciones de trabajo promovido por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social en 2016, también revelan que los trabajadores por cuenta propia presentan más dificultades para desconectar del trabajo fuera de la jornada laboral y casi la mitad ha trabajado estando enfermo.

A esos factores se le une la inestabilidad económica y los dilatados plazos de pago de algunos clientes. Aparte, trabajar como autónomo implica pasar muchas horas en solitario y sin redes de apoyo en el ámbito laboral. La carga mental de gestionar tanta responsabilidad sin ayuda externa puede provocar situaciones de desborde difíciles de gestionar.

La alimentación y el deporte, aliados contra el estrés

¿Cómo gestionar el estrés en los autónomos? Según informan desde el ‘Portal Cuídate’, para autónomos y pymes, una manera de hacerlo es a través del deporte. Realizar ejercicio de manera habitual previene el estrés y aumenta la resistencia física y psicológica a sus efectos. Distraer el pensamiento de las causas del estrés permite descansar y recuperar el desarrollo mental habitual. De forma similar al ejercicio, la distracción permite prevenir o aliviar situaciones de ansiedad,

La alimentación también influye. Una dieta equilibrada y sana hace que se tenga el aporte energético necesario para mejorar la actitud ante el trabajo. La alimentación es también clave para evitar el sobrepeso y las enfermedades cardiovasculares que pueden verse agravadas por el estrés.

Técnicas para combatirlo

El Portal Cuídate, específicamente diseñado para autónomos y pequeñas empresas, es una iniciativa del Ministerio de Trabajo, la Fundación Estatal para la prevención de Riesgos Laborales, y la asociación de autónomos UATAE. En dicho portal desgranan también las principales técnicas para combatir el estrés en profesionales por cuenta propia.

La primera de ellas promueve el uso de técnicas cognitivas, que buscan relativizar el hecho de padecer estrés. Por ejemplo, la percepción y evaluación de una situación determinará cómo se comporta la persona y cómo sentirse ante tal hecho. Cuando la forma en que actúa el autónomo no se adapta de manera adecuada a la situación, es necesario redefinirla en términos que permitan una respuesta emocional positiva.

Las alteraciones emocionales, como la ansiedad provocan, pensamientos circulares. Una segunda técnica para combatir el estrés de estas alteraciones, consiste en detectar las ideas negativas en el momento en el que aparecen, para que la situación generadora de estrés termine afectando lo menos posible. Una especie de anticipación, para que el hecho causante afecte lo menos posible.

La tercer técnica que recomiendan utilizar es la “desensibilización sistemática”, que introduce situaciones de estrés creciente hasta adquirir el hábito de relajarse; o la “inoculación de estrés”, basándose en técnicas de respiración y relajación que también ayudan a combatir situaciones estresantes.

Por otro lado, el pensamiento objetivo y analítico es esencial para la resolución de este tipo de situaciones. Este pensamiento se ve a menudo distorsionado por pensamientos automáticos que aparecen espontáneamente, sin razonamiento o reflexión previa. De ahí que habría que modificar este tipo de pensamientos por unos más positivos.

Si cada trabajador autónomo hace uso de estos consejos, tenderá a hacer más llevaderas las distintas situaciones estresantes que puedan darse en su desempeño profesional y, por lo tanto, evitar sus efectos en la salud.

Contenido elaborado por:
Sego finance