Las pequeñas y medianas empresas son las que más contratos de formación realizan. Así se desprende del informe ‘Contratos para la Formación y Contratos en Prácticas’, elaborado por CCOO. Según dicho informe, las pymes de hasta 25 trabajadores realizan un 66% de los contratos para la formación y el 45% de los contratos en prácticas.

A pesar del uso que se realizaba en este tipo de corporaciones, el Gobierno ha retirado, vía Decreto, la bonificación de 3.000 euros anuales -250 euros mensuales- para pymes que convirtieran en indefinidos los contratos para la formación y el aprendizaje. La bonificación se podía aplicar durante un periodo de 3 años desde la fecha de conversión en indefinido. Aunque a penas ha estado activa cinco meses, si tenemos en cuenta que fue aprobada en agosto, vía Presupuestos Generales, y que en diciembre ha sido retirada.

El tamaño de la empresa, clave para el uso de este tipo de contratos

Por su parte, las empresas con una plantilla superior a 500, apenas han utilizado el contrato para la formación durante el periodo comprendido entre 2014 y 2018. Los datos apuntan a que éstas no llegan al 0,6% de la contratación, mientras que han hecho el 14% de los de prácticas.

De acuerdo con el informe,  el tamaño es uno de los elementos más relevantes para determinar las competencias requeridas por las empresas. Las grandes incorporan personal de alta cualificación, mientras que las pequeñas se inclinan por personal con menor cualificación o utilizan el contrato para la formación para reducir costes, según el análisis del informe publicado.

52.803 contratos para la formación

En el año 2018 se celebraron 52.803 contratos para la formación y 107.312 contratos en prácticas. Esos datos representan un 0,2% y 0,5% respectivamente sobre el total de 22.294.681 contratos formalizados durante el año pasado.

Por años ha habido una variación en el número de contratos. Mientras que entre los años 2007 y 2012 el número de contratos para la formación se situó en torno a los 70.000 anuales, principalmente en el sector de la construcción y entre los jóvenes; en los años 2013 y 2015, el número de alcanzó un máximo de 174.923. En su mayoría se realizan en los sectores de comercio y hostelería aumentando así la edad y nivel académico de los contratados.

Por su parte, entre 2016 y 2018 descendió el número de contratos de este tipo aunque se mantuvieron las características de la etapa anterior.

No obstante, durante 2018 el número de contratos para la formación creció un 9% respecto a 2017, situándose por encima de los contratos en prácticas, que era un 4% y del total de contrataciones realizadas, cuyo dato era de un 3%.

 

 

Contenido elaborado por: Sego finance