Los trabajadores del sector inmobiliario están de enhorabuena tras la aprobación de un nuevo convenios con la Dirección General de Trabajo, ya publicado en el BOE. El acuerdo mejorará las condiciones de los empleados de empresas de gestión y mediación inmobiliaria. Pero no de los autónomos de este sector.

De hecho, aunque muchos de los trabajadores del sector lo hacen como autónomos, el convenio les deja fuera. En la redacción del texto, de forma literal, se cita a estos profesionales: “Las personas trabajadoras por cuenta propia quedan, por tanto, excluidos del ámbito de aplicación de este convenio”.

Además, recoge que esto afecta a todos los profesionales autónomos, incluso cuando se den determinadas características para con la empresa que son características de la mediación inmobiliaria. Estas son, como describe el convenio, “la no asunción de riesgo y ventura de las operaciones inmobiliarias, la prestación del servicio en o desde los locales de la empresa principal, la utilización de una determinada marca en régimen de sublicencia o la utilización de sus signos externos, la titularidad de las empresas o incluso la sujeción voluntaria a algunas instrucciones u horarios comerciales”.

Esta exclusión de los autónomos en el convenio deja, por tanto, desprotegidos a todos los que operan dentro del sector. Así, no podrán disfrutar de los derechos básicos que se han aprobado, entre otras medidas.

El acuerdo recoge además las tablas salariales, los complementos de pensión o protección en los casos de maternidad, el derecho de acceso a formación, la limitación de los períodos de prueba y la ordenación de las categorías profesionales, entre otras.

Contenido elaborado por: Sego finance