En los últimos meses se ha intentando fomentar el teletrabajo, tanto en el caso de los autónomos como en los de las pymes que tienen empleados a su cargo. Además, habrá normativa específica que regula esta modalidad de trabajo, con lo que su uso irá en aumento.

Sin embargo, tratar de llevar a cabo la jornada laboral en casa puede parecer, de inicio, más complicado, ya que podemos tener más distracciones.

Desde Wolters Kluwer han creado una guía con consejos que ayuden tanto a las pymes y autónomos, como a los propios empleados, a tener una mejor organización y aprovechamiento de su horario de teletrabajo.

La rutina y la organización son las claves para un buen aprovechamiento del tiempo

Tal y como recoge la guía, marcarse unas pautas y horarios, como si se estuviese en la oficina, resulta indispensable para la productividad. Y, sobre todo, para no mezclar la vida personal y laboral constantemente. Por ello, lo primero que recomiendan es levantarse con tiempo para desayunar e, incluso, realizar unos estiramientos que nos ayuden a activarnos.

Tendremos nuestro propio espacio de trabajo (nada de ir al sofá o la cama con el ordenador) y nos marcaremos las tareas y objetivos del día, tratando de cumplir todos los posibles. Asimismo, recomiendan dividir las tareas en bloques. Después de cada uno de ellos se puede dar un pequeño paseo o comer algo sano, aprovechando así a descansar y reponer fuerzas.

También será importante tratar de mantener un horario similar al de la oficina. Si esto no es posible, por tener que conciliar con la vida familiar, será necesario coordinar el tiempo efectivo de la jornada con el jefe o encargado.

Además también será conveniente hacer un repaso, al final de cada día, para ver qué objetivos hemos logrado y marcar los del día siguiente. Esta planificación también será muy útil, si se hace de forma semanal, para organizar las reuniones y actividades en grupo, pudiendo aprovechar mejor el resto del tiempo. Por supuesto, las distracciones como las redes sociales o la prensa hay que dejarlas de lado mientras trabajemos.

La ropa o la comida también son fundamentales

Pero no todo lo que supone una buena productividad en casa depende solo de el trabajo en sí. Desde Wolters Kluver señalan la importancia de otros factores como el descanso, la alimentación o, incluso, la ropa que elegimos para trabajar.

En el primer caso recomiendan, como ya hemos dicho, no solapar la vida laboral y familiar, respetando los tiempos de descanso entre jornadas. Esto ayudará a estar mucho más enfocado en el trabajo y, además, servirá para no crear una sensación de agobio o cansancio constantes.

Asimismo, una alimentación saludable hará que estemos con más energías. Por ello resulta importante no caer en la tentación de picotear constantemente, o comer peor, por tener un mayor acceso a la comida en casa.

En cuanto a la vestimenta, la recomendación es no quedarse en ropa de estar por casa, sino vestirse como para ir a la oficina. Aunque, eso sí, con prendas que nos resulten cómodas y no molesten. Esto hará que tengamos una mayor sensación de estar trabajando y no en el tiempo de ocio o descanso.

Contenido elaborado por: Sego finance