Ciudadanos ha justificado su dificultad de penetración en Euskadi por defender la libertad de pesamiento y de sentirse vasco de un modo “alternativo” al de los partidos nacionalistas, “y por decir cosas que no les gustan”. En un desayuno informativo celebrado esta mañana en Bilbao, en el que han participado el portavoz de la formación naranja en el País Vasco, Luis Gordillo, y sus tres candidatos a las alcaldías de Bilbao, San Sebastián y Vitoria, los representantes del partido de Rivera han aseguradonque tras el 26 de mayo no facilitarán, ni de modo directo ni indirecto, ningún gobierno integrado por partidos nacionalistas.

El más explícito ha sido el candidato a la alcaldía de San Sebastián, José Manuel Gil, quien ha subrayado que aún hoy en Euskadi se ve “como pecado” defender algunos postulados alejados del nacionalismo imperante. Ha defendido el derecho de Ciudadanos y de muchos vascos a defender un modo diferente de sentirse y ser vasco, “una forma alternativa que no pasa por la ikurriña ni por el batzoki”. Gil no ha ocultado que la situacion de Cs en el País Vasco es muy difícil, “aquí estamos diciendo lo cotrario de lo que opina la mayoría social, ésa es la razón de dificultad para entrar en el País Vasco”. Gil ha recordado que Ciudadanos es un partido profundamente liberal y que por eso se “dejara la piel” para que todos, “incluidos los nacionalistas” puedan defender sus ideas en libertad.

El portavoz de Ciudadanos en Euskadi, Luis Gordillo ha asegurado que si tras las próximas elecciones municipales su formación es determinante en la conformación de algún gobierno no respaldaran “ni directa ni indirectamente” ningún Ejecutivo con formaciones nacionalistas, “representan todo lo contrario de lo que defendemos”. Ha añadido que sólo si plantean medidas y propuestas de carácter liberal “podremos llegar a acuerdos puntuales”.

Cupo transparente

Preguntados por si el cuestionamiento del Cupo vasco o del papel de las Diputaciones forales puede estar detras de su dificultad para crecer en Euskadi, Gordillo ha recordado que lo que Ciudadanos cuestiona no es la herramienta financiera sino su cálculo: “Nosotros lo que reclamamos es transparencia en su cálculo”: “Además queremos un sistema eficiente, sin duplicidades. Un informe elaborado por el Gobierno de Patxi López reveló que existían casi 400 millones de gasto ineficiente en duplicidades”.

El candidato a la alcaldía de Bilbao, Fernando García, un policia municipal jubilado, ha incidido en la necesidad de mejorar la seguridad en la capital vizcaina. Ha defendido la libertad como eje de actuación de cualquier institución, “no nos metemos en la vida de las personas” y ha alertado del riesgo de la “agenda rupturista” que el PNV “tiene oculta en un cajón”.

Por su parte el aspirante a ocupar la alcaldía de Vitoria por Ciudadanos, Iñaki Sánchez, cirujano maxilofacial de profesión, ha insistido en que los candidatos de la formación naranja son profesionales, gestores, que no vienen a enriquecerse ni a vivir de la política.

Una de las propuestas más llamativas del candidato a alcalde de San Sebastián ha sido la de convertir a la capital guipuzcoana en la ciudad “símbolo de la no violencia”. Ha recordado cómo la violencia terrorista ha dejado cerca de un centenar de muertos en Donostia, por lo que cree adecuada la propuesta de hacer de la ciudad “un libro abierto” de lucha contra la violencia con acciones como la colocacion de placas de recuerdo o medidas de rechazo “a todo tipo de violencias, también la de carácter machista”.