Bildu impulsará comisiones de investigación en los ayuntamientos vascos para elaborar “mapas de la verdad” en los que se determinen todas las “violaciones de derechos humanos debidas a razones políticas”. El programa electoral con el que la coalición de la izquierda abertzale concurre en estas elecciones municipales y forales en Euskadi el 26-M fija como uno de los ejes de actuación en los consistorios vascos una batería de medidas para construir “un país de paz”. Según se detalla en el documento, para ello también serán necesario activar medidas de apoyo a los presos de ETA y financiación para sus familias, a través de financiación de los viajes que realizan a prisión para visitarles.

La formación de Arnaldo Otegi aboga por crear una “Comisión de la verdad” que determine “la realidad” de las denuncias «del conflicto» que considera aún no han sido atendidas por las instituciones. Se refiere así a las que puedan formalizar los ciudadanos por considera que han sido víctimas “en cualquier tiempo o lugar” de una posible vulneración de sus derechos fundamentales. En este documento marco que establece las líneas de actuación para los ayuntamientos durante la próxima legislatura recoge la necesidad de equiparar la reparación que hoy perciben las víctimas del terrorismo, que considera que ya se ha producido, con la que aún quedaría pendiente, la relativa a las víctimas de los excesos policiales o del Estado. Bildu propone en su programa electoral que estos casos sin reparar puedan referirse bien a los años de la dictadura o bien al periodo de la Transición o incluso a los ocurridos «en la llamada democracia”.

De forma paralela, la coalición de la izquierda abertzale defiende que desde las instituciones se promuevan “mesas por la convivencia” que faciliten un nuevo tiempo social en el País Vasco. En todo el documento no propone ningún nuevo paso de la izquierda abertzale en materia de reparación y reconocimiento del daño causado por su papel durante seis décadas de existencia de ETA. La coalición que lidera Otegi considera que ya lo ha hecho. Sí reclama, en cambio, que se acometan nuevas acciones para la reconocer y reparar al colectivo de víctimas “del conflicto”, que aún no han sido compensadas.

Victimas «sin categorizar»

Bildu subraya que conocer la verdad es “un derecho” que debería garantizarse a todas las víctimas, “sin categorizar” entre las víctimas de ETA y las de los abusos policiales. Defiende que se haga con las que sufrieron el azote del terrorismo pero también con las que padecieron abusos de otro tipo, para no incurrir así en una “discriminación entre ellas”. La formación señala que a las víctimas de ETA “se les dan más derechos que a las víctimas del Estado”.

A lo largo del programa en el que se basa el plan de actuación con el que concurre a la cita municipal del domingo, la coalición se refiere al periodo de violencia de ETA como un tiempo de “conflicto político armado”. Plantea que en los municipios y en las instituciones provinciales se activen comisiones de investigación “junto a asociaciones de expertos” y tras los cuales se elaborarían “mapas de la verdad”. En esos ‘mapas’ se determinarían no sólo los atentados cometidos por ETA sino también los de otras organizaciones, así como los casos de ‘guerra sucia’ o de excesos del Estado.

Defiende que a todas estas víctimas, en especial a las que no han recibido hasta el momento reparación alguna, se les debe resarcir desde un aspecto “material y simbólico”. En este punto propone que se analicen las ayudas que se ofrecen a las víctimas para que se produzca una “igualdad de derechos de todas”.

Uno de los tres apartados del epígrafe “Un país de paz”, de su programa electoral para las municipales, está dedicado a la situación de los presos de ETA, una cuestión “de primer nivel”, según apunta la coalición. EH Bildu apela a la necesidad de “superar las consecuencias del conflicto” y a avanzar hacia una normalización de la convivencia y la vida política. Considera que ello no llegará hasta que exista una sociedad vasca “sin presos, refugiados y deportados”.

Integrar a los presos

Se marca como objetivo para esta legislatura que ahora comienza lograr que se ponga fin a la dispersión de los presos de ETA en cárceles alejadas de Euskadi, la puesta en libertad de los etarras mayores de 70 años aún en la cárcel y los que estén gravemente enfermos. También se compromete a impulsar la excarcelación de los que tengan cumplidas dos terceras partes de su condena.

Bildu activará desde los ayuntamientos una batería de medidas de apoyo a los presos de ETA. Entre ellas cita la de promover ayudas a las familias que tengan que desplazarse a visitar a un preso en la cárcel. Defiende que los ayuntamientos financien los gastos de los desplazamientos provocados “por la dispersión” en centros penitenciarios alejados del País Vasco.

Otro de los puntos plantea de modo genérico impulsar desde los consistorios “acciones para que se integren en la sociedad” una vez abandonen la prisión. En este documento no se detalla cuáles serían esas medidas. En el caso de algunas candidatas, como la aspirante de EH Bildu al Consistorio de San Sebastián, Reyes Carrere, ya se ha avanzado su propuesta: ofrecer alquileres en pisos sociales públicos a los presos de ETA una vez abandonen la prisión y ayudarles en la búsqueda de trabajo.

En el documento marco también se hace referencia a la necesidad de ofrecer “trabajos comunitarios” a los presos, para que avancen en su camino de reinserción social, así como facilitar una mayor integración de los centros penitenciarios en las áreas urbanas cercanas.