La secretaria general del Partido socialista de Euskadi, Idoia Mendia, ha asegurado hoy que su formación no entrará en ninguna negociación a tres bandas como le reclama el PNV Euskadi-Navarra-Estado. Durante una comparecencia para explicar los resultados del PSE el pasado domingo, Mendia se ha negado a condicionar los contactos entre socialistas y nacionalistas en el País Vasco a los escenarios abiertos en la comunidad foral para la conformacion de Gobierno o en España para la investodura y el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Mendia ha subrayado que los socialistas vascos sólo buscarán «acuerdos desde Eusakdi para Euskadi» sin «mezclar»: «Los vascos se merecen que su futuro se decida en Euskadi, no nos merecemos que se decida fuera», ha apuntado. De este modo, se ha posicionado en contra de los planteamientos que desde ayer vienen haciendo significados dirigentes del PNV, como su presidente en Guipúzcoa, Joseba Egibar, o el miembro de su Ejecutiva, Koldo Mediavilla, recordando que lo que los socialistas decidan en Navarra y en el Estado tendrá repercusiones en el País Vasco.

La líder del PSE ha recordado que el PNV tenía acuerdos con el PNV en 2015 y en 2016 y los socialistas no rechazaron cerrar acuerdos, no sólo para el Ejecutivo de coalición vasco sino en las principales instituciones vascas. Preguntada sobre el papel que debería jugar el Partido Socialista en Navarra, que quiere optar a la presidencia del Gobierno foral, para lo que requeriría de la abstención de EH Bildu, Mendia ha evitado posicionarse. Se ha limitado a asegurar que su compañera en Navarra, María Chivite «decidirá lo mejor para los navarros y su futuro».

Revisar acuerdos

Ha añadido que de igual manera, Pedro Sánchez tomará las decisiones que sean más beneficiosas para «el futuro de España». La posibilidad de que el PSOE abra la puerta a acordar con Ciudadanos ha comenzado a levantar recelos en el PNV, que no verían con buenos ojos esa sintonía entre Sánchez y Rivera. Los nacionalistas vascos han comenzado a lanzar mensajes que apuntan hacia la posibilidad de «revisar» los muchos acuerdos de gobierno que actualmente mantienen en ayuntamientos e instituciones en Euskadi.

Por todo ello, ha apelado al PNV a diferenciar escenarios y abordarlos de modo individualizado. En este sentido, ha destacado que en el caso de Euskadi lo que está en juego no es sólo la estabilidad de las instituciones sino también evitar complicar la convivencia social ahora en construcción, «ésta no es sólo una cuestión numérica». En este punto ha considerado «desafortunado» que el PNV quiera disputar al PSE la alcaldia de algunas localidades en la que se han impuesto los socialistas, como es el caso de Irún: «Es como si nosotros, que fuimos segundos en Vitoria, presentásemos a nuestra candidata».

Por otro lado, respecto a la informaciñon adelantada hoy por El Mundo, según la cual el PSOE ofreció a ETA en 2005 la posibillidad de aprobar un estatuto único para Euskadi y Navarra, la líder del PSE se ha negado a valorarla y ha calificado la información de «simple rumor». «Nuestra posición son hechos probados y el que aprobamos con mucho esfuerzo está en el documento de Granada, donde fijamos la posicion respecto al entramado institucional. Y en Euskadi, en la ponencia del Parlamento vasco. El resto alimenta tertulilas y horas de televisión, pero no deja de ser rumores».