«Hacemos un llamamiento a todas las fuerzas políticas para consensuar las consecuencias» del 1-O «que pasan en primer lugar por garantizar un gobierno exclusivamente independentista». Junts ha marcado ya el mensaje el debate en el tercer aniversario del referéndum independentista: unidad tras las próximas elecciones. Cuando crecen las especulaciones sobre un acercamiento de los republicanos a Podemos-comunes y los socialistas -alimentadas sobre todo desde el entorno de la ex convergencia- Junts ha puesto el foco en las elecciones y ha intentado marcar el terreno de juego a sus socios y rivales.

Lo ha hecho en un acto convocado en Cornellà de Terri, la localidad donde finalmente votó Carles Puigdemont hace tres años, con intervenciones del propio Puigdemont, Jordi Sánchez y Quim Torra, las máximas figuras del partido.

Puigdemont ha reclamado en ese acto el voto para Junts en las próximas autonómicas para «ratificar el mandato del 1-O de forma clara». El ex presidente fugado ha reclamado «no solo una mayoría absoluta» sino también «garantizar un gobierno nítidamente independentista» porque, si el independentismo supera el 50% de los sufragios, «eso debe tener consecuencias políticas».

Recuperar la iniciativa

Paralelamente, la unidad la exhibía Òmnium, que por segundo año ha convocado a partidos y entidades en una «foto unitaria» de 1-O. Dirigentes de todos los partidos políticos y representantes de la ANC, o familiares de los condenados por el referéndum independentista han acudido a la cita en el centro de Barcelona junto a los máximos representantes institucionales, Pere Aragonés y Roger Torrent, además del ya ex presidente Quim Torra.

«El referéndum que no podía hacerse lo hicimos y lo ganamos» ha proclamado la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. La independentista ha señalado además que «solo podremos hacer efectivo el 1-O cuando recuperemos la iniciativa, con partidos, instituciones y entidades con proyecto colectivo por la independencia» que «ahora no tenemos» añadido, insistiendo en la idea de unidad que han repetido todos los congregados.

La republicana Marta Vilalta ha definido el 1-o como el «momento fundacional de la república catalana» y ha insistido también en el mensaje electoral, en este caso de ERC, reclamando «ser más y más fuertes para volver a ganar». Un «ser más» que, de momento, ha reclamado que se traduzca en una victoria del independentismo en las próximas elecciones autonómicas.