Cataluña | España

La Generalitat aprueba tres nuevas embajadas en Sidney, Tokio y Dakar

El Tribunal Constitucional tumba el plan estratégico de Exteriores de la Generalitat, pero el conseller asegura que no afecta a las nuevas delegaciones

La portavoz del Govern, Meritxell Budó.

La portavoz del Govern, Meritxell Budó. EP

El Consell Executiu de la Generalitat ha acordado hoy la puesta en marcha de tres nuevas delegaciones catalanas en Sidney (Australia), Tokio (Japón) y Dakar (Senegal). El acuerdo ratifica la «herencia» de Quim Torra, que anunció estas embajadas en el Parlament durante su último debate de política general. La red de embajadas de la Generalitat pasará así de 15 a 18 delegaciones.

«Una vez completada expansión en Europa se inicia un nuevo esfuerzo para extender red a regiones no cubiertas» ha explicado la portavoz del Govern, Meritxell Budó, que ha explicado así la voluntad del Govern de abrir tres nuevas embajadas en plena crisis sanitaria y económica por el Covid-19.

Sentencia del TC

Paralelamente, el Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional, también hoy, parte del plan estratégico de acción exterior y de relaciones con la Unión Europea que el Govern aprobó el año pasado. El Constitucional anula dos puntos: la puesta en marcha del Diplocat, al entender que invade competencias estatales, y la participación proactiva de la Generalitat en foros multilaterales.

El conseller de Acción Exterior, Bernat Solé, ha sostenido este martes que la sentencia «no cuestiona» las «plenas competencias» de la Generalitat en materia de acción exterior y ha defendido que el Constitucional avala la continuidad del Diplocat.

Solé ha asegurado que el fallo pide «esclarecer posibles dudas sobre el concepto diplomacia», pero ello no quita que también «reafirme las competencias» del gobierno catalán en acción exterior.

Red recuperada

Tras la declaración unilateral de independencia y la aplicación del artículo 155 en Cataluña, una de las prioridades del Gobierno de Mariano Rajoy fue desmontar la red de exteriores tejida durante años desde la Generalitat, que fue uno de los mayores apoyos del independentismo, su única «estructura de estado» real.

Y cuando Quim Torra asumió la presidencia de la Generalitat, mostró idéntica obsesión por recuperar esa red de embajadas, que han dado apoyo durante los últimos años a la proyección internacional de Carles Puigdemont. Inicialmente, el ex ministro de Exteriores, Josep Borrell, intentó poner freno a esa recuperación. Pero la resistencia duró poco.

Después de recuperar la red anterior a la aplicación del 155, Torra anunció en 2018 la aprobación de tres nuevas delegaciones en México, Argentina y Túnez, que se inauguraron este enero. Tanto estas tres delegaciones como las recuperadas anteriormente se intentaron abrir sin el informe previo preceptivo del Ministerio de Exteriores, hecho que provocó un enfrentamiento entre Gobierno y Generalitat.

Comentar ()