Cataluña | España

Cataluña reabre las discotecas en pleno repunte del riesgo de rebrote

Salud Pública defiende la medida para evitar los botellones y fiestas sin control en domicilios particulares

Cataluña reabrirá hoy el ocio nocturno, con limitaciones, para evitar los botellones. Así lo ha explicado este martes el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, que ayer defendió esta medida pese al aumento de los contagios de Covid-19 en esta comunidad.

Las discotecas y salas de fiestas podrán reabrir a partir de este miércoles hasta las 3 de la mañana -excepto en las localidades que, como Barcelona y Girona, tienen restricciones horarias más severas- con la obligación de llevar a cabo un registro de todos los clientes y de inutilizar las zonas de baile. Así, deben inutilizar las pistas de baile con mesas y sillas, y no está permitido el consumo en barra, pero sí los conciertos.

Discotecas para evitar el botellón

«Hay que extremar precaución contra fiestas ilegales y botellones» ha argumentado Argimon defendiendo la medida como fruto del balance entre ventajas e inconvenientes de mantener el ocio nocturno cerrado. «Hemos trabajado mucho con el sector, su complicidad será muy importante, todos sabemos que tenemos que extremar las precauciones».

El responsable de Salud Pública de la Generalitat ha confirmado esta medida, aprobada por el Procicat, el mismo día en que se confirmaba que Cataluña ha vuelto a superar el índice de riesgo de rebrote (EPG) de 200 por primera vez desde principios de septiembre. En concreto, Cataluña se ha situado con un riesgo de rebrote (EPG) de 215,1, dieciocho puntos más que el lunes.

Además, este martes ha subido el número de personas hospitalizadas hasta 842, diecinueve más que el día anterior, de las que 172 están graves en la UCI. Cataluña ha sumado 1.124 contagios, que se añaden a los más de 2.000 del domingo y rompen la tendencia de contención que había marcado esta comunidad en las dos últimas semanas.

Aumento de contagios

También ha crecido la velocidad de reproducción de la enfermedad (Rt), que hoy es de 1,13, es decir, cada infectado contagia a una media de más de una persona, cuando la semana pasada este índice estaba por debajo de uno. En Barcelona ciudad, el riesgo de rebrote EPG es este martes es de 229,1, treinta y tres puntos más que el lunes, con un índice Rt de velocidad de transmisión de 1,21.

Argimon ha relativizado a este crecimiento, aunque ha reconocido que «estamos en una situación epidemiológica complicada, que nos pedirá el máximo esfuerzo en los próximos días y semanas». Y ha defendido, respecto a la reapertura del ocio nocturno, que si este se mantiene cerrado «mucho tiempo la juventud tiene tendencia a usar ocio no regulado».

En este sentido ha defendido «hacer balance de riesgo» convencido de que el ocio regulado «nos ayudará en este sentido a reducir el ocio no regulado» y, sobre todo, «nos permitirá mantener la trazabilidad si se produce un brote».

Se trata, ha destacado el subdirector de Protección Civil, Manuel Delgado, de una decisión «muy meditada y trabajada con Interior y Salud».

El baile, la línea roja

«No es reapertura de las discotecas porque el baile es una línea roja», ha advertido Delgado. «Lo que hacemos es buscar actividades que pueden desarrollar estos espacios y que sean compatibles con evitar factores de riesgo». Delgado ha defendido también los horarios específicos para estos locales -pueden entrar clientes hasta las 2 de la madrugada y abiertos hasta las 3- para evitar el botellón.

«Lo más cómodo es decidir medida y mantenerla hasta al final, estamos haciendo un ejercicio de reanalizar y adaptarnos tomando decisiones» ha explicado Delago, señalando además que, con la llegada del invierno las fiestas ilegales y botellones tenderán a realizar en espacios cerrados, lo que aumenta el riesgo de contagio y ha incidido, por tanto, en la medida adoptada por la Generalitat.

Coordinación con el Ministerio

Una medida que ha sido consultada previamente con el Ministerio de Sanidad, ha asegurado Argimon. El responsable de Salud Pública ha negado que la decisión de la Generalitat contradiga las medidas generales aprobadas por el Gobierno en agosto y ha recordado que en verano el gobierno catalán también se adelantó cerrando el ocio nocturno.

«Ahora abrimos una nueva vía y la ponemos en conocimiento del Ministerio. Tenemos una relación más que cordial, de mucha colaboración. No vean una confrontación en esto».

Argimon ha reconocido que «puede dar la sensación de que damos bandazos» pero ha explicado que «la gestión de la pandemia es dinámica» y obliga a tomar decisiones cambiantes. «Si nos equivocamos rectificaremos si es necesario, pero la pandemia va a ser una situación larga» ha concluido para dejar la puerta abierta a nuevas medidas aparentemente contradictorias.

Comentar ()