El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, ha solicitado al Tribunal Supremo que investigue al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, por presuntos delitos de denuncia falsa, descubrimiento y revelación de secretos con agravante de género y daños informáticos.

El instructor del caso Villarejo ha elevado una exposición razonada a la Sala Segunda, ante la que está aforado Iglesias, para solicitar que se le investigue por haber instrumentalizado supuestamente la investigación del caso Dina -en el que se investiga el robo del móvil de la exasesora de Iglesias en el Parlamento Europeo a finales de 2015, la filtración de mensajes contenidos en su interior publicados en prensa en julio de 2016 y la aparición de una copia del volcado de éste en casa del comisario en prisión preventiva- para presentarse como víctima de la trama policial de Villarejo y obtener «algún tipo de ventaja electoral».

El juez considera que hubo una estrategia. Una “consciente y planificada actuación falsaria desplegada por el Sr. Iglesias con su personación, fingiendo ante la opinión pública y ante su electorado haber sido víctima de un hecho que sabía inexistente, pocas semanas antes de unas elecciones generales», de ahí que proponga la alternativa de investigarle por simulación de delito del robo en lugar de por denuncia falsa.

El magistrado relata que bajo las instrucciones dadas por Iglesias, y con el beneplácito de la dirección de la asesoría jurídica de Podemos, presentaron la desaparición del teléfono de Dina “como un encargo realizado por el Gobierno del PP al ex comisario Villarejo, para publicar en el digital OK Diario, en el contexto de una campaña para perjudicar a Iglesias, y por ende a Podemos”.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

El juez ha elevado la solicitud de investigación al Tribunal Supremo no sólo por el delito de denuncia falsa, sino también por supuestos delitos de descubrimiento y revelación de secretos con agravante de género por haber recibido una copia del volcado del móvil de su asesora con fotos íntimas suyas y no habérsela devuelto durante al menos seis meses y daños informáticos porque cuando le entregó el dispositivo, éste era ilegible.

Pide investigar a Dina Bousselham y su pareja

En su exposición razonada, García-Castellón apunta a que la personación de Iglesias en la pieza separada del caso Tándem y su denuncia tenían una finalidad “estrictamente de oportunidad política”. Es decir, que Iglesias se presentó como una víctima de las cloacas policiales del Estado y «usó de forma fraudulenta este proceso para intentar lograr algún tipo de ventaja electoral».

El magistrado incluye en la exposición razonada a los abogados que llevaron la estrategia jurídica de Podemos, la ahora diputada y vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados María Gloria Elizo y los letrados Marta Flor Nuñez y Rául Carballedo. Considera que deben ser llamados a declarar en el Tribunal Supremo y que sobre ellos también hay indicios de delito de denuncia falsa o simulación de delito. También considera que debería investigarse a la propia exasesora de Iglesias, Dina Bousselham, y a su pareja, Ricardo Sa Ferreira. A estos dos últimos por falso testimonio.

Respecto a los otros investigados en el caso Dina por descubrimiento y revelación de secretos, que son el comisario Villarejo y los periodistas de la revista Interviú, Alberto Pozas y Luis Rendueles, que le hicieron entrega de una copia del volcado del móvil de Bousselham, el juez ha dictado un auto en el que acuerda continuar el procedimiento contra ellos para que la investigación vaya a juicio. A partir de ahora el fiscal y las acusaciones personadas disponen de 10 días para solicitar la apertura de juicio oral o el sobreseimiento de la causa.