España

El 10% de los presos cumplen condena bajo control telemático como Rodrigo Rato

Unos 4.700 reclusos que gozan actualmente del tercer grado terminarán de cumplir la pena con algún tipo de dispositivo telemático / Instituciones Penitenciarias lo ha potenciado durante el estado de alarma para reducir el riesgo de contagio

Rodrigo Rato sale de prisión.

Rodrigo Rato sale de prisión. ep

El 10 % de los presos que cumplen actualmente condena en los centros penitenciarios que gestiona el Estado lo hacen bajo control telemático tras haber progresado al tercer grado. A este grupo pertenece desde hace unos días el ex vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, que cumplirá en su casa con pulsera la pena pendiente.

Según las estadísticas de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, la población reclusa se situaba a principios de octubre en 47.599 personas, la cifra más baja desde septiembre de 2001 (47.404). Del total, en estos momentos se encuentra en semilibertad en torno al 19 % de los presos condenados (unos 7.000), cuatro puntos más que cuando Grande-Marlaska y su equipo tomaron las riendas del Ministerio del Interior después de casi siete años de gobiernos del PP.

En este régimen se encuentra desde principios de mes el ex vicepresidente del Gobierno y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), al acceder el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria a la propuesta de la Junta de Tratamiento de la cárcel de Soto del Real. Fue después de su absolución por la salida a Bolsa de Bankia y de que Rato hubiera cumplido más de un cuarto de la pena: había ingresado en la prisión madrileña el 25 de octubre de 2018 tras ser condenado a cuatro años y medio por el caso de las tarjetas black.

En su artículo 86.4, el Reglamento General Penitenciario ofrece al preso la posibilidad de aceptar el control de su presencia fuera de la prisión a través de un dispositivo telemático (pulsera o brazalete), lo que le permite no tener que pasar ocho horas al día en el centro de internamiento.

Interior tiene 4.413 brazaletes

De acuerdo con los datos facilitados a este diario por Instituciones Penitenciarias, unos 4.700 reclusos cumplen hoy condena bajo algún tipo de control telemático. En total, Interior dispone de 4.413 brazaletes, según el dato ofrecido por el Gobierno al diputado de EH Bildu Jon Iñarritu en respuesta a una pregunta parlamentaria.

No todos se están utilizando, a la vista de los últimos datos oficiales que se han facilitado. El Ejecutivo ha cifrado en 4.291 el número de condenados que, a fecha de 6 de agosto pasado, estaban siendo controlados con pulsera o brazalete telemático. De ellos, 4.239 se encontraban en tercer grado y 52 en segundo.

Interior potenció durante el estado de alarma que presos cumplieran la pena con pulsera para evitar contagios

Por provincias, en las que no se incluyen las catalanas al estar transferidas las competencias a la Generalitat, la relación la encabezaban Valencia (457), Madrid (451), Cádiz (297), Málaga (284), Granada (186), Canarias (182), Alicante (171) e Islas Baleares (161). En el otro extremo se situaban Ávila (2), Toledo y Palencia (3), Zamora (6), Segovia (7) y Lugo (8).

Durante el estado de alarma que el Gobierno mantuvo entre el 14 de marzo y el 21 de junio pasados para contener la transmisión del coronavirus, se duplicaron las concesiones vía artículo 86.4 en relación con el año anterior, han indicado fuentes de Instituciones Penitenciarias. Ese incremento motivó retrasos a la hora de activarlos porque «no había técnicos suficientes», añadieron las citadas fuentes.

En declaraciones a Efe, el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Oritz, cifró en 5.300 el número de presos en tercer grado que estaban cumpliendo condena en sus casas durante la primera ola de la pandemia.

Este departamento de Interior envió una instrucción el 18 de marzo a los Centros de Inserción Social (CIS) y centros penitenciarios en la que les instaba a que las juntas de tratamiento estudiaran de manera individualizada la situación de los internos clasificados en tercer grado o en régimen de flexibilidad a fin de «potenciar la aplicación del artículo 86.4 telemático» y reducir el riesgo de contagios en las prisiones.

Comentar ()