La presidenta de Navarra, María Chivite, se reúne esta tarde con los representantes de Navarra Suma y de EH Bildu para perfilar la negociación de los presupuestos autonómicos. Según ha podido saber El Independiente, el presidente de la coalición de UPN, PP y Ciudadanos, Javier Esparza ofrecerá a la presidenta socialista su intención de abstenerse para que las cuentas no dependan de los abertzales. Pero el PSN ya se ha negado a la propuesta y rechaza el veto a Bildu.

Navarra Suma ganó las elecciones autonómicas de 2019 con 20 diputados, pero el gobierno foral recae en el PSN de María Chivite, que logró 11 parlamentarios, apoyados puntualmente por los 9 de Geroa Bai, 7 de EH Bildu, 2 de Podemos y 1 de Ezkerra.

La abstención de Navarra Suma, por tanto, permitiría que los Presupuestos salieran adelante sin la participación de Bildu. Y fuentes de la coalición consultadas por este medio subrayan que se ofrecería a cambio de nada.

Pero el PSOE navarro ya ha tumbado esa opción. «Es el momento para poner por delante las necesidades ciudadanas y desterrar las diferencias políticas que en otros momentos podemos tener», ha dicho este martes el portavoz socialista en la Asamblea, Ramón Alzórriz, sobre esa posibilidad.

«No queremos que Bildu decida cuestiones fundamentales, más en un momento excepcional como este», ha avanzado la portavoz de Navarra Suma, Marta Álvarez, que ha encontrado el ‘no’ tajante de los socialistas: «Quien quiera división no nos encontrará».

EH Bildu, por su parte, ha tachado la oferta de Navarra Suma como un «chantaje» y ha amenazado al Gobierno foral con el «coste político» que supondría aceptar la oferta. Un ofrecimiento que también rechaza Geroa Bai, que lo califica como un «veto de facto».