El secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha rechazado las «calumnias» y «estupideces históricas» que «el Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha tenido en cuenta a la hora de aprobar la retirada de los símbolos de la ciudad de Madrid», como la placa en recuerdo de Francisco Largo Caballero de la plaza de Chamberí. Asimismo, ha limpiado la estatua del político en Madrid.

Además, en un acto convocado por el sindicato para limpiar las estatuas de Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto, después de que hayan sido vandalizadas con pintadas, ha pedido «que el fascismo no entre en el Ayuntamiento de Madrid», al tiempo que ha advertido de que «mentir y calumniar es propio del fascismo», informa Europa Press.

«No he encontrado ningún historiador que haya ratificado ninguna de las insidias, de las mentiras, de las falsedades, que ha utilizado el Pleno del Ayuntamiento de Madrid, la mayoría del Pleno del Ayuntamiento de Madrid, desgraciadamente, para proceder a la retirada de la calles y de los símbolos», ha señalado.

En un acto de «desagravio» a «una de las figuras del siglo XX más importantes del movimiento obrero no solo español sino europeo e internacional», ha pedido «rigor histórico» al Ayuntamiento de «una ciudad tan digna como Madrid, de una ciudad tan culta como Madrid», para añadir que «si quieren quitar la placa, allá ellos y su conciencia».

Porque, según sus palabras, la retirada de los símbolos les hubiera «molestado mucho» pero son «conscientes de que la coyuntura política puede llegar a situaciones de estas características», mientras que lo que no les parece «razonable» es que, «en democracia, se utilicen argumentos que desde el punto de vista histórico no tienen ningún rigor», como han puesto de manifiesto más de 240 historiadores, «y habrá más».

Tras recordar que el abuelo del presidente del PP, Pablo Casado, fue militante de UGT y condenado por ello, le ha instado a que apele a su «conciencia», al igual que ha hecho con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, para que no permitan esta «insidia» en una institución «tan importante, tan noble como el Ayuntamiento de Madrid».

«No hay parangón en la historia europea de un acto tan indeseable, tan indigno, como el que ha hecho el Pleno del Ayuntamiento de Madrid, ha manifestado.

Asimismo, ha acusado al PP de «intentar despistar a la población de Madrid con estos exabruptos».

«A mí me parece que el PP, Cs, Vox, que forman esta mayoría del Ayuntamiento de Madrid y de la comunidad autónoma, con toda la seguridad, deberían estar pendientes de qué ocurre con la pandemia y por qué estamos en Madrid como estamos, en lugar de venir a hacer gamberradas, golfadas, como es esta, actos de fascismo, de ratificarlos en los plenos», ha continuado.

Posible querella

Álvarez ha avanzado que estudiarán si se han seguido los procedimientos y si no presentarán una querella por prevaricación contra el Ayuntamiento de Madrid por la retirada de símbolos.

Asimismo, ha acusado al Ayuntamiento de Madrid de retirar «con nocturnidad» una segunda placa, «seguramente porque avergüence al mundo», y se ha preguntado cómo van a explicar a los alemanes que a una persona que fue internada en un campo de exterminio nazi el Ayuntamiento de Madrid le quite su placa a golpe de mazo.

«Quiero pedir al Ayuntamiento, al alcalde, que si estamos a tiempo para parar esta locura, que cuente con nosotros», ha manifestado, para defender que Largo Caballero «es sobre todo un dirigente sindical», al que se le debe el sindicalismo tal y como hoy se conoce, al margen de su vida política.

Asimismo, ha dicho que el presidente de Vox, Santiago Abascal, «debería acordarse de qué pasó en el País Vasco», para agregar que «él ahora es de los que apuntan, es de los que están marcando, y sus cachorros son los que disparan, disparan hoy contra la estatua de Largo Caballero y mañana vamos a ver contra quién».

«Por lo tanto, cuando vayan a dormir que piensen a dónde están llevando a este país, porque me parece que esta también es una reflexión que deberían hacer algunos que todavía se llenan la boca con el terrorismo y este es un acto terrorista, es un acto terrorista contra la memoria histórica de nuestro país, es un acto terrorista contra la convivencia», ha afirmado.

En este sentido, ha advertido que es «el inicio de un camino» que «puede traer más consecuencias», para manifestar que les hace «responsables de las consecuencias que pueda traer esta situación».

«Acabo diciéndoles con mucha humildad, pero con mucho orgullo, cada vez que vengan a pintar, nosotros vendremos a limpiar. No es un aviso, ellos avisan, nosotros sencillamente decimos con mucha humildad que cada vez que ellos vengan a pintar, nosotros vendremos a limpiar», ha apostillado.