España

Repsol invierte 188 millones en su refinería de Cartagena para producir biocombustible con aceite reciclado

La petrolera construirá en su refinería de Escombreras una planta de producción que permitirá reducir 900.000 toneladas de CO2 al año

Refinería de Escombreras, en Cartagena (Murcia). REPSOL

Repsol construirá en su refinería de Cartagena la primera planta de producción en España que convertirá el aceite reciclado en biocombustibles avanzados para aviones, camiones y coches. La instalación funcionará desde el primer trimestre de 2023 y producirá 250.000 toneladas de biocombustible al año. 

La petrolera ha presentado el proyecto este jueves en una rueda de prensa telemática. La planta se construirá en el interior de la refinería de Escombreras y costará 188 millones de euros.

Por ahora, ya se han desmantelado unas viejas naves y se han preparado los terrenos en los que se levantará la industria, según La Verdad. Las obras emplearán a unas 700 personas de media, aunque se llegará al millar de obreros en algunos momentos. Una vez terminada, trabajarán en la instalación 45 o 46 empleados. 

Lo que diferencia a esta nueva planta es que se basa en la economía circular. Repsol ya cuenta con socios que le proveerán de las materias primas reutilizadas. Se trata de aceites usados que recogerán, por ejemplo, en establecimientos hosteleros o a domicilio. Después de ser pretratadas fuera de Cartagena, las materias primas llegarán en barco hasta los depósitos de la refinería murciana.

Para transformar los aceites, la instalación utilizará una unidad de hidrotatramiento que estará alimentada por una planta de hidrógeno. El resultado final serán 250.000 toneladas al año de hidrobiodiésel, biojet, bionafta y biopropano. Gracias a ellas se podrán reducir 900.000 toneladas de CO2 al año, el 0,3% del total de las emitidas en España en 2019. 

«Con esta iniciativa, en Repsol impulsamos decididamente una nueva ruta tecnológica que será clave en nuestro camino hacia la neutralidad en carbono y que se suma a los proyectos que ya hemos desplegado en eficiencia energética, generación de electricidad baja en emisiones, hidrógeno renovable, economía circular, combustibles sintéticos y captura, uso y almacenamientos de CO2», ha destacado Josu Jon Imaz, consejero delegado de la petrolera.

Además, no ha descartado presentar el proyecto al reparto de los fondos europeos ‘Next Generation’ UE. «Nosotros no realizamos estos proyectos para obtener ayudas públicas. Más allá de cualquier marco o ayuda llevaremos adelante este proyecto porque es estratégico para Repsol y para nuestras refinerías, pero si salen oportunidades en convocatorias públicas las llevaremos a cabo», ha afirmado. 

 El objetivo de Repsol es ser una compañía cero emisiones netas en 2050, siguiendo las líneas marcadas por el Acuerdo de París. Desde hace más de dos décadas, la petrolera incorpora biocombustibles a sus carburantes de automoción. En los últimos años ha aumentado esa apuesta y, este año, han alcanzado el 8,5% en energía. 

Comentar ()