La Generalitat da por segura la prórroga del toque de queda y una revisión muy limitada del cierre de la restauración, el gran comercio, la cultura y los gimnasios en Cataluña a partir de este viernes. Así lo ha confirmado este jueves la consejera de Salud, Alba Vergés, en declaraciones a Radio4. El día anterior, el presidente en funciones, Pere Aragonés, ya dejó claro que «no podemos correr» en la salida de estas medidas, reconociendo el error que supuso en verano el rápido desconfinamiento de Cataluña decretado por el Govern de Quim Torra. «No podemos repetir un Sant Joan» repiten ahora desde el ejecutivo catalán.

En este contexto, Vergés ha asegurado hoy que el toque de queda -que en esta comunidad va de las 22.00 a las 6.00 horas- se mantendrá al menos quince días más. Respecto a la reapertura de la restauración, la consellera ha reconocido que estudian relajar el cierre de la actividad pero con mucha cautela. La restauración y los centros de estética están cerrados en cataluña desde el 14 de octubre. Dos semanas después se cerraron la cultura, el deporte y los grandes comercios.

5.000 nuevos contagios

Vergés ha hecho estas valoraciones el día que Cataluña ha vuelto a notificar 5.024 nuevos contagios de Covid-19 y 66 fallecidos en las últimas 24 horas en su web. Unas cifras que relativizan al ralentización del virus en esta comunidad. La velocidad de contagio sigue en una Rt de 0,95 pero la extensión del virus es tan grande que esa caída no se ha notado todavía en una reducción de la presión hospitalaria.

Cataluña tiene 2.770 pacientes Covid ingresados actualmente, lo que supone un aumento de 38 respecto al último recuento. Además, un total de 485 pacientes se encuentran ingresados en la unidad de cuidados intensivos (UCI), 4 menos que en el balance anterior. Hospitales como el Vall d’Hebron, sin embargo, advierten de que ya tienen sus UCI llenas de pacientes Covid.

La tensión en el sistema sanitario ha llevado además al Govern a limitar las pruebas PCR en los colegios cuando se detecta un positivo. A partir de ahora, en Secundaria serán los propios alumnos los que se hagan la toma de muestras cuando se dé un positivo en un grupo, en los casos en que llega a hacerse esa prueba, puesto que en algunos centros de Barcelona ya se limitan a confinar a los estudiantes sin realizar pruebas mientras no haya síntomas.

Las escuelas catalanas contabilizan este jueves 2.990 grupos estables confinados -un 4,15% del total- y cuatro centros cerrados por brotes de coronavirus, según ha informado la Conselleria de Educación de la Generalitat.