La Comunidad Valenciana va a mantener «una semana» más el cierre perimetral que decretó el pasado 30 de octubre y amplió el  pasado viernes por otros siete días, debido a que «no hay datos positivos» en la evolución de la pandemia de coronavirus que lleven a «cambiar esta situación».

Así lo ha anunciado este miércoles el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, quien en declaraciones a los medios de comunicación ha precisado que van a evaluar la evolución de la pandemia de forma «permanente» y a tomar decisiones en consecuencia.

Puig ha admitido que los últimos datos de contagios han sido «muy negativos» (2.341, récord de toda la pandemia), aunque ha habido «un poco de estabilización» en las hospitalizaciones y los ingresos en UCI, y ha vuelto a apelar a la corresponsabilidad de todos para poder superar esta situación.