España

Cataluña propone abrir al 30% bares y restaurantes a partir del 23 de noviembre

EFE

Restauración al 30% tanto en interior como en terrazas exteriores, cultura al 50% y reapertura también parcial del deporte. Este es el planteamiento que el Procicat estudiará este miércoles para empezar a relajar las restricciones impuestas en Cataluña. Una propuesta que la portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha confirmado hoy exigiendo toda la prudencia.

«Se flexibilizarán pequeñas cosas» ha explicado, advirtiendo que «no estamos en una desescalada, estamos a las puertas del invierno, con frio y gripe, es un escenario diferente del de junio». Como muestra, se mantiene el toque de queda y el confinamiento perimetral y de fines de semana.

Aún así, Budó ha reconocido que la postura de la Generalitat ha cambiado y en la decisión del Procicat pesarán esta vez de forma más evidente las demandas de los sectores afectados por las restricciones, junto a los requerimientos de los responsables de Salud. «Se ha evidenciado que la crisis sanitaria es también económica y social» ha apuntado la portavoz. «Nos toca tomar todas las decisiones teniendo en cuenta binomio eco y salud».

El Departamento catalán de Salud ha propuesto que el inicio de la desescalada de la segunda ola de Covid comience con una apertura al 30 % del aforo de bares y restaurantes, tanto en terraza como en interior, y un 50 % en museos, teatros, cines y auditorios, mientras que mantiene el cierre perimetral de Cataluña y por municipios los fines de semana, además del toque de queda a las 22.00 horas.

Plan en cuatro fases

Según la propuesta de Salud, que deberá aprobar el Plan Territorial de Protección Civil de Cataluña (Procicat), a la que ha tenido acceso Efe, la desescalada comenzará el próximo lunes, 23 de noviembre, y se estructurará en cuatro tramos de 15 días. Budó ha cuestionado, sin embargo, que el Procicat acuerde este miércoles la definición del calendario hasta navidades, y no ha querido avanzar si contemplan levantar las restricciones de movilidad para el puente de diciembre o el toque de queda para fin de año.

«El único calendario que podemos garantizar es el del 23 de noviembre, la primera parte de la flexibilización de medidas, a partir de aquí y en función de datos, veremos si podemos ir avanzando» ha afirmado la portavoz del Govern.

En este primer tramo no habrá cambios en los confinamientos perimetral y de fines de semanas, que según el proyecto avanzado por Salud llegarán dos semanas después, a partir del lunes 7 de diciembre, cuando el cierre perimetral por municipios en fin de semana pasará a ser comarcal. El toque de queda nocturno, según ese documento preliminar, se mantendrá más allá de Navidad.

Comentar ()