El restaurante italiano Marinella de Barcelona apareció el jueves con pintadas en su fachada con consignas como ‘Habla en catalán o emigra’ y ‘En Cataluña, en catalán’, después de que un cliente se quejara en redes sociales de que no le atendieran en catalán.

Se trata del último acto de vandalismo que recibe el restaurante, situado en el barrio de Clot. Según recuerda la dueña de la pizzería a Crónica Global, el acoso comenzó el pasado viernes, cuando un cliente se dirigió a la pizzera en catalán y ella le pidió que le hablara más despacio para poder entenderle.

Al cliente no le gustó la contestación de la propietaria. «Se puso de muy mal humor. Me dijo que estaba vulnerando sus derechos, y que si yo atendía al público debía dominar las dos lenguas. Empezó a sulfurarse y me dijo que tendría problemas», asegura.

El cliente recurrió a Twitter y publicó un tuit alertando de que en el restaurante italiano no atendían en catalán. A partir de ahí, comenzó el boicot a la Marinella. Según la empresaria, empezó a recibir llamadas y correos electrónicos con insultos, amenazas e invitaciones para marcharse de Barcelona.

Fue el jueves cuando en la fachada de piedra del restaurante aparecieron varias pintadas con espray con consignas racistas e independentistas. Entre los grafitis, había pintado un ’33’, un símbolo del secesionismo catalán.

Ante esta campaña de acoso, el Restaurante Marinella pide apoyo para frenar esta situación. «Yo he arrendado este local y trato de ganarme honestamente la vida. He comprado un piso en Barcelona. Pago mis impuestos religiosamente. Y ahora me tortura una campaña contra mi negocio que me supera. Pido públicamente apoyo», explica en el digital.