Íñigo Errejón ha defendido este sábado el fichaje de su padre, José Antonio Errejón, a propuesta de Más Madrid, por un órgano consultivo de la Asamblea que aportará ideas sobre el uso de los fondos de recuperación en la Comunidad. Como ya se sabía, y se contaba en la noticia del diario El Mundo que dio inicio a la polémica, se trata de un cargo no retribuido, aunque Errejón asegura que el periódico «olvidaba decir que José Errejón no cobrará ni un euro por participar como experto en un foro al que acudirán representantes de la academia, partidos, sociedad civil, patronal y sindicatos».

«Mi padre está jubilado hace tres años tras toda una vida de Técnico Superior de la Administración Civil con amplia experiencia en política medioambiental. Así que obviamente tampoco necesita hacer currículum. Simplemente acude voluntario, porque le gusta y le hace estudiar», defiende Errejón para justificar que su padre sea una de las dos personas elegidas por Más Madrid para participar en este órgano.

Continúa Errejón asegurando respondiendo a quienes defienden que, aún así, no es ético involucrar a la familia en este tipo de puestos de confianza. «Se supone que por llevar mi apellido -¡más bien yo el suyo!- debería retirarse de cualquier colaboración pública o política acorde con las ideas que compartimos. Yo no comparto esa idea», defiende el diputado nacional.