El temporal de nieve y frío dejó este lunes prácticamente paralizada la actividad judicial en la capital española. En los Juzgados de Plaza de Castilla, hervidero diario de juicios y declaraciones en la zona norte del paseo de la Castellana, arteria principal de Madrid, tan sólo dos abogados permanecían en las escaleras de entrada al edificio, rodeadas por la nieve, para asistir a sus defendidos.

La letrada del turno de oficio Pilar Rodríguez explicó a El Independiente que trató de que la declaración por un caso de trata de blancas y agresión sexual al que estaba llamada se hiciera telemáticamente porque vive en San Sebastián de los Reyes (al norte de la ciudad) y tenía complicado llegar. El Juzgado de Instrucción número 32 denegó la petición y mantuvo la declaración. Llegó a los juzgados, con algunas complicaciones, en un taxi que se costeó ella misma. También entró en Sala el abogado Miguel Fernández. Su defendido, que estaba citado para declarar por un caso de top manta, se presentó a la citación a primera hora de la mañana.

Salvo casos muy concretos como los descritos, la mayoría de citaciones presenciales se suspendieron este lunes. Se garantizó la atención, igual que durante el fin de semana, en los Juzgados de Guardia y de Violencia de Género gracias a que algunos jueces sustituyeron a otros que tuvieron imposible llegar haciendo doble turno y, sobre todo, a la actuación de los vigilantes de seguridad que cogieron las palas y limpiaron las entradas de los edificios y las zonas de aparcamiento, como explicó la jueza decana de Madrid, María Jesús del Barco.

Rotura de tobillo en los Juzgados de Princesa

Precisamente uno de los vigilantes de seguridad de los Juzgados de lo Social situados en la céntrica plaza de los Cubos, en la calle Princesa, fue uno de los dos accidentados (el otro caso se dio en Móstoles) que necesitaron asistencia hospitalaria. Resbaló por el hielo y sufrió una rotura de tobillo por la que posiblemente tendrá que ser operado, además de escayolado, explicó otro vigilante de seguridad de los Juzgados de Plaza de Castilla a este diario.

Él, junto a otros 11 compañeros, dejaron limpia la amplia entrada al edificio desde primera hora de la mañana. Cuando llegaron la nieve inundaba las escaleras y la amplia acera. Algunos de los vigilantes durmieron en sillas y bancos y doblaron el turno este lunes. Otros, llegaron en metro a su puesto de trabajo con dificultades para caminar por la Castellana entre las seis y las siete de la mañana porque la calzada estaba helada.

Puesto de mando de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en Plaza de Castilla. C.L.

Junto al puesto de mando de la UME

A pocos metros, en el intercambiador de autobuses de Plaza de Castilla, la Unidad Militar de Emergencias (UME) estableció un puesto de mando con satélite para coordinar a los efectivos desplegados en la Castellana, el Paseo del Prado, el intercambiador de Moncloa o las estaciones de Atocha y Chamartín, entre otros puntos, para retirar la nieve de la calzada y parte de las aceras y permitir el tránsito de peatones y vehículos.

Pocos coches transitaban por la calle este lunes. Tan sólo algunos 4×4 y taxis que trasladaban enfermos, médicos y enfermeros al cercano hospital de La Paz. La Policía, por su parte, ha llevado a pocos detenidos a los Juzgados de Guardia durante el fin de semana y este lunes. No han llegado a la decena, explicaron fuentes judiciales, mientras cualquier otro día del año el número es bastante mayor.

A quienes sí reclamaron y «obligaron» a asistir a los detenidos en las comisarías de Policía de los barrios de San Blas, Leganitos o Fuencarral fue a los abogados del turno de oficio, como trasladó el portavoz de la Asociación de Letrados y Letradas por un Turno de Oficio Digno (ALTODO), Luis Álvarez. Uno de sus compañeros que participa en el juicio por los atentados de La Rambla de Barcelona en la Audiencia Nacional no recibió el aviso de que quedó suspendido y fue hasta la sede de San Fernando de Henares de los Juzgados Centrales. Encontró «más de un metro de nieve a las puertas. Aquello estaba desierto».

Abogados y procuradores en contacto con los juzgados

Por lo general, los despachos de abogados de la capital permitieron el teletrabajo. Desde el Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) explicaron que «estamos en contacto y coordinándonos durante todo el fin de semana con las distintas autoridades judiciales y en el día de hoy también, lo que nos ha permitido mantener informados a nuestros colegiados/as minuto a minuto. Se está haciendo un esfuerzo especial para trasladar en tiempo real a los abogados toda la información que están emitiendo los distintos órganos jurisdiccionales».

La nieve todavía se acumula en la calzada y las aceras.

En el Colegio de Procuradores de Madrid, desde el viernes hubo un equipo de guardia «dirigido por el decano del Colegio que está en permanente contacto con las instituciones judiciales, y, a su vez, que informa 24 horas en redes sociales sobre la actualidad judicial, meteorológica y la relativa a la Comunidad de Madrid en general», informaron a este diario.

Desde el Tribunal Superior de Justicia de Madrid se recordó, por medio de un comunicado, que «se ha garantizado en cualquier caso la atención de los Decanatos, Registros Civiles y Juzgados de guardia, haciendo uso de los medios disponibles de teletrabajo aquellos funcionarios/as y titulares de los órganos judiciales que no han podido acudir a la sede judicial», así como reconocieron «a todo el personal que, con notables sacrificios, está consiguiendo que se mantenga la actividad judicial. No puede omitirse en esta mención al personal de seguridad y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que prestan servicio en las sedes judiciales, que han asumido en muchos casos el desempeño de tareas adicionales sin las cuales no hubiese sido posible la apertura de los Juzgados y Tribunales en el día de hoy».