La Audiencia Nacional ha concedido el tercer grado penitenciario a Antonio Troitiño Arranz (63 años) autor de 22 asesinatos terroristas como miembro de ETA por «razones humanitarias» debido a que padece una enfermedad incurable.

El juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional José Luis Castro ha accedido, con el informe favorable de la Fiscalía, al régimen de tercer grado penitenciario para Troitiño en base al artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario por su estado de salud. Éste dispone que «los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad».

El auto judicial, al que ha tenido acceso El Independiente, resuelve la excarcelación por razones médicas «considerando que estamos ante un padecimiento grave e incurable, siendo sólo posible la administración de cuidados paliativos».

No asume la «gravedad de la actividad delictiva»

En cuanto a la valoración de la capacidad de reinserción que ha tenido la prisión en el histórico dirigente de la banda terrorista, el auto del juez recoge que si se tuviera en cuenta «el historial delictivo, individual, social y en definitiva la evolución positiva en el tratamiento reinsertador en el que el sujeto asume plenamente la gravedad de la actividad delictiva y sus consecuencias, no cabría concederlo (el tercer grado) ya que en tal sentido la evolución no ha sido lo suficiente favorable». Sin embargo, según los requisitos del mencionado artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario, el juez considera en base a los informes médicos que sí se dan los requisitos de «una enfermedad muy grave e incurable con cierto riesgo para su vida e integridad física derivada de su permanencia en la cárcel, pudiendo provocar una evolución desfavorable de la enfermedad» para concederle la libertad condicional.

Cumple condena de 5 años

Actualmente, Troitiño cumple una condena de prisión de cinco años, 11 meses y 29 días, además de 2 años y 6 meses de libertad vigilada como autor de un delito de integración en organización terrorista, en esta causa juzgada por la Audiencia Nacional y condenada en la sentencia 30/2018, sin víctimas.

Está pendiente además de un abono de preventiva de una causa en Reino Unido. En 2011, cuando se le concedió la primera excarcelación después revocada de la cárcel de Huelva, el etarra se instaló en Francia con documentación falsa. «Con dicha documentación y bajo las directrices de la banda se trasladó a Londres, donde permaneció hasta la fecha de su detención, el 29 de junio de 2012», repasa el auto con el que se le concede el tercer grado.