El PSC ha insistido en que «no hay razones» para aplazar las elecciones catalanas del 14F y ha recordado que la legislación vigente no contempla la suspensión de unas elecciones ya convocadas, por lo que el Govern está obligado a garantizar que se hagan con las máximas garantías.

En un comunicado este miércoles, han advertido de que las elecciones catalanas han sido convocadas automáticamente y no por una decisión del Govern y que, por tanto, «quien no ha convocado, no puede aplazar».

Para los socialistas, las elecciones son un momento sagrado de la democracia y han señalado a los comicios de Estados Unidos, Francia o Alemania como ejemplo de que la pandemia no suspende la democracia: «Si hay que ir a trabajar, si estamos orgullosos de tener abiertas las escuelas, no nos podemos permitir cerrar los colegios electorales».

«Sorprende que PSC e Illa insistan en celebrar las elecciones solo por electoralismo», ha denunciado hoy mismo el presidente del grupo de ERC en el Parlament, Sergi Sabriá. El republicano ha asegurado que Salvador Illa, candidato del PSC, «es el único ministro del mundo que pone intereses electorales por delante del interés colectivo. Ya es grave dejar el ministerio para ir a hacer campaña pero aun más grave es presionar por electoralismo, y mientras posponen el congreso del PSOE al próximo otoño».

El PSC, por su parte, ha pedido al Govern que haga caso al director general de Participación Ciudadana y Procesos Electorales de la Generalitat, Ismael Peña-López, que decía el lunes que celebrar las elecciones es posible: «Esperemos que no estén más atentos a las encuestas que a garantizar la celebración segura de las elecciones».