El expresidente del Gobierno Felipe González ha afirmado que siente «dolor» y «vergüenza ajena» ante las manifestaciones del líder de Podemos, Pablo Iglesias, en las que comparó a Carles Puigdemont con el exilio republicano y ha lamentado la deslealtad que ve en el Ejecutivo de coalición.

González, en una entrevista en la SER, ha rechazado esas manifestaciones de Iglesias sobre el expresidente de la Generalitat y ha reprochado compararle con el «terrible» exilio que tuvieron que soportar los españoles que salieron de España a causa del golpe de Estado y la Guerra Civil.

Al plantearle si ve deslealtad en la política española ha dicho que existen comportamientos desleales «por todas partes» y que esa situación es agobiante.

Se ha referido en concreto al Gobierno de coalición para afirmar que ve esa deslealtad en las sucesivas salidas de tono.

Ha citado a la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, para recordar que en su juramento dijo que asumía su cargo comprometiéndose a defender la Constitución de su país sin ninguna reserva mental.

A continuación ha recordado la promesa de cargos semejantes en España (en alusión al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias) comprometiéndose a lealtades «que ni sentían ni querían, y eso -ha precisado- era evidente desde el minuto uno».

González ha reclamado a todos los integrantes del Gobierno de coalición respeto a la ley que determina que las deliberaciones del Consejo de Ministros son secretas ya que ha dicho que es frecuente ver comentarios de sus miembros (en clara alusión también a los representantes de Podemos) sobre lo que logran arrancar en las deliberaciones.

«El Gobierno de coalición es nuevo, es cierto, pero las reglas no son nuevas», ha añadido antes de insistir en la necesidad de que todos sean leales a lo que han prometido, el respeto de la Constitución.

Por otra parte, ha defendido que las elecciones catalanas se celebren el 14 de febrero y las ve «inevitables» en esa fecha ya que se han ido cumpliendo todos los plazos cuando se podía haber decidido antes no celebrarlas en este momento.

A su juicio, es «impresentable» el decreto del Govern en el que se decía que se suspendían las elecciones sin dejar claro que serían el 30 de mayo.

Además, ha considerado que los independentistas catalanes siguen los mismos esquemas del «trumpismo», intentando el apoyo mediante noticias falsas y falseamiento de la historia.