El Sindicato Unificado de Policías (SUP) ha instado a la dirección del cuerpo a modificar la consideración que tiene el contagio por covid-19 de los agentes en el trabajo, de forma que deje de ser un accidente laboral para ser valorado como enfermedad profesional, lo que supondría un mayor control médico.

En un comunicado, el sindicato policial señala que las bajas laborales de los funcionarios deben ser consideradas como enfermedad profesional, en vez de «contingencia derivada de accidente», para así reforzar y garantizar la cobertura integral de las necesidades médicas y sanitarias de los agentes como colectivo expuesto al contagio del virus por el tipo de funciones que desarrollan.

La propuesta, tramitada a través de la Comisión de Seguridad y Salud Laboral Policial, recuerda que la actual consideración de esa enfermedad como accidente laboral supone que los beneficios para el funcionario se extingan cuando recibe el alta médica.

En su escrito, el SUP subraya que a día de hoy se desconocen las secuelas físicas o psicológicas o enfermedades secundarias a largo plazo que pueden ocasionar las infecciones por lo que, de ser considerada enfermedad, el paciente puede tener un seguimiento médico durante toda su carrera con cobertura de la seguridad social o de su mutualidad médica.