El juez que investiga a Podemos por desviar presuntamente fondos de su campaña electoral de 2019 a través de la contratación de la consultora mexicana Neurona ha citado a declarar como investigado al fundador del partido, Juan Carlos Monedero.

El titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid quiere escuchar su versión sobre una factura de 26.200 euros que la consultora le pagó en enero de 2019 y que él giró con el concepto «300 horas de consultoría presencial. Buenos Aires, Colombia y México». El instructor sospecha que el político, que dejó el partido en 2015, falseó dicha factura. De ahí que, en una providencia a la que ha tenido acceso El Independiente, le cite a declarar como investigado, acompañado de abogado, el próximo 15 de marzo.

El juez ya autorizó analizar las cuentas de Monedero, al que el denunciante del caso, José Manuel Calvente, señaló como comisionista del contrato que el partido cerró con la consultora mexicana cuyos dueños eran amigos suyos. Podemos pagó 363.000 euros a Neurona supuestamente para que realizara trabajos para la campaña electoral de 2019. Sin embargo, tanto el juez como la Fiscalía y el Tribunal de Cuentas destacan que dichos trabajos no se han podido acreditar y sospechan que son ficticios. De ahí que la investigación siga abierta contra el partido por presunto delito electoral o de financiación irregular.

Compañía creada ‘ad hoc’ para el contrato

Recientemente, el Ministerio Público insistió en investigar los contratos del partido de Pablo Iglesias con la consultora puesto que sospecha que sirvieron para desviar gastos de la campaña.

Para pagar los trabajos, Neurona creó una filial en Sevilla -que la Fiscalía considera «indiciariamente ficticia»- con el asesoramiento de un gestor de Carmona (Sevilla), Elías Castejón, también investigado en la causa y que ha aportado documentación sobre facturas giradas por los socios de Neurona con conceptos de gastos de hoteles, traslados y comidas por valor de 9.000 euros. Tanto Podemos como persona jurídica como el ex director de campañas del partido, la ex gerente y el ex tesorero están investigados en la causa.

La Fiscalía, que se opone a la petición de Podemos de archivar la causa, trasladó en uno de sus últimos informes que «el principal objeto de este procedimiento es determinar la realidad o no del contrato entre Podemos y Neurona indiciariamente constitutivo de delito electoral como se ha venido reiteradamente exponiendo a lo largo de este procedimiento». En este sentido, insiste en que «el hecho de que se hicieran pagos a una sociedad indiciariamente ficticia obliga a realizar una mínima investigación» y que «los hechos puestos de manifiesto en la denuncia en relación a Neurona así como en la documentación remitida por el Tribunal de Cuentas no han sido desvirtuados a día de hoy y tras la práctica de diligencias». «Y todo ello, casi siete meses después de iniciar las investigaciones sin que haya sido posible determinar qué trabajadores tuvo Neurona, cuánto tiempo trabajaron en España, si se desplazaron desde México y cuándo así como dónde se hospedaron, información de fácil acceso al ahora apelante que no ha sido facilitada».