España

El juez pone el foco en gastos de hoteles, traslados y comidas de la consultora que contrató Podemos

El administrador en España de Neurona aporta al juzgado una relación de gastos sin justificar que, por importe de al menos 9.400 euros, realizó uno de los socios la empresa mexicana con una tarjeta de débito

El administrador en España de Neurona, la consultora mexicana a la que Podemos contrató supuestamente para que realizara trabajos para la campaña electoral de 2019, ha aportado al juzgado la contabilidad con los gastos que por importe de al menos 9.400 euros hicieron socios de dicha empresa en hoteles, desplazamientos en vehículos VTC o comidas con cargo a una tarjeta de débito.

Elías Castejón, que declaró el pasado viernes ante el juez que investiga a Podemos en calidad de investigado por presuntos delitos electoral y de falsedad, explicó que él llevó a cabo una labor únicamente de gestión de la sociedad como hace con otras tantas en su despacho y que nunca tuvo contacto directo con los socios de Neurona ni sabía que se establecieron en España para desarrollar un trabajo para Podemos.

Según ha podido conocer este diario en fuentes jurídicas, el gestor explicó que asumió la gestión de la sociedad porque un despacho de abogados con sede en Madrid y Sevilla le puso en contacto con los socios de Neurona después de que éstos manifestaran su intención de establecerse en Europa para llevar a cabo trabajos de consultoría política, como hacían en Latinoamérica.

En concreto, le conectaron con el abogado Germán Cobos, que, después de que aceptara los honorarios que pidió como remuneración por su trabajo, le hizo distintos encargos como representante de los socios de Neurona. Entre ellos, que abriera una cuenta con una tarjeta de débito asociada a César Hernández, director de Neurona en México. Desde dicha cuenta, según explicó Castejón, se pagaron noches de hotel de la cadena NH, desplazamientos en Uber o comidas en distintos restaurantes por un valor total de 9.400 euros.

Al considerar que dichos gastos no se justificaban con el desempeño de los trabajos propios de consultoría de Neurona, el gestor los contabilizó en una «cuenta corriente con socios» a la espera de que éstos los abonaran por si la Agencia Tributaria pedía justificación. Este periódico no ha podido confirmar si el dinero ha sido ya reintegrado a la sociedad.

El pago de 308.000 euros

Éste fue uno de los aspectos por los que mostró interés el titular del Juzgado de Instrucción 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, durante el interrogatorio al que sometió el pasado viernes a Castejón. Éste ha presentado los justificantes al instructor, que ha puesto el foco de la investigación a Podemos y su cúpula en los gastos que no pueden justificarse como propios de una campaña electoral.

Según explican fuentes conocedoras de la investigación a El Independiente, el juez interrogó a Castejón sobre la orden que recibió por parte de Neurona para entregar 308.000 euros a una empresa mexicana, Creative Advice Interactive, lo que constituiría un desvío de la cantidad inicial de 363.000 euros entregada por Podemos a Neurona como pago por sus servicios para la campaña electoral.

El administrador en España de Neurona detalla al juez gastos sin justificación que hizo un socio de la empresa mexicana por 9.400 €

Precisamente tanto la Fiscalía de Madrid como el Tribunal de Cuentas sospechan que dicho contrato fue ficticio y realmente no se prestaron los servicios argumentados por Podemos y Neurona. El abogado expulsado de Podemos que apuntó a supuestas irregularidades en la formación de Iglesias, José Manuel Calvente, cuya denuncia motivó la apertura de la investigación, fue un paso más allá y lanzó sospechas sobre si el pago a Neurona sirvió realmente para sufragar gastos de candidatos internacionales de izquierdas, porque «así funcionan», afirmó en declaraciones a este diario hace meses. Afirmó que en el partido, donde él desempeñaba su labor como responsable de Protección de Datos, causó mucha extrañeza que se contratara a una consultora mexicana para trabajos de la campaña electoral «cuando había gente preparada en el partido cruzada de brazos».

Castejón, por su parte, entregó al juez un correo electrónico que le enviaron desde Neurona con un link a los trabajos audiovisuales realizados para la campaña después de que el Tribunal de Cuentas pusiera sus sospechas en el contrato. El gestor explicó, según le trasladaron a él, que Neurona subcontrató a Creative Advice Interactive para dicho trabajo.

El órgano fiscalizador comenzó a sospechar de que dichos trabajos se prestaran porque el contrato entre Podemos y Neurona tiene fecha de febrero pero la sociedad no se constituyó en España hasta marzo. El gestor explicó que los clientes se equivocaron en la fecha del contrato, poniendo febrero en lugar de marzo. Lo justificó en que en éste se ponía el CIF de Neurona Comunidad, no habiéndole hecho entrega a Castejón la agencia tributaria de dicho identificador hasta el día 21 de marzo. Por eso que explicó que «la sociedad estaba perfectamente constituida» para esa fecha.

Comentar ()