España

El administrador de Neurona da la razón a Calvente sobre el desvío de fondos electorales de Podemos

El abogado expulsado del partido ya denunció que la consultora mexicana pudo servir a la formación de Iglesias para destinar fondos de la campaña electoral a otros fines, como apoyar a candidatos latinoamericanos

Consejo Estatal de Podemos. EFE

El administrador en España de la consultora mexicana a la que Podemos contrató supuestamente para realizar trabajos para las generales de 2019 (Neurona) confirmó en sede judicial, como denunció el abogado expulsado del partido José Manuel Calvente, que desde dicha sociedad se desviaron fondos electorales de la formación de Pablo Iglesias a otros fines, haciendo pagos irregulares a una empresa mexicana sin conceptos concretos.

Según detalló el asesor fiscal Elías Castejón ante el juez que investiga a Podemos por presuntas irregularidades en la financiación de su campaña, los dueños de Neurona le dieron la orden de desviar a México 308.000 euros de los fondos electorales de Podemos. Concretamente, que los entregara a la sociedad Creative Advice Interactive.

Según el testimonio de Castejón en sede judicial, que este miércoles ha adelantado El Mundo y cuyos extremos confirman a El Independiente fuentes jurídicas presentes en la declaración, éste exigió que se le entregaran facturas del dinero recibido en México y que los socios de la compañía autorizaran los pagos, puesto que al tener conceptos generales intuía que la Agencia Tributaria pediría explicaciones.

Las citadas fuentes aseguran que el asesor -cuya oficina se encuentra en la localidad sevillana de Carmona- repitió varias veces que él fue contratado para ocuparse únicamente de los trámites administrativos de la filial española de Neurona, a pesar de figurar como administrador. Explicó que funcionaba como gerente administrativo igual que lo hace con otras 50 sociedades para las que realiza labores similares.

Calvente puso el foco en Monedero

El abogado José Manuel Calvente, cuya denuncia motivó la apertura de la investigación judicial a Podemos y a varios miembros de su cúpula (el director de las últimas campañas electorales, la gerente del partido y el tesorero), puso el foco en que el contrato con Neurona para trabajos de campaña que ascendieron a 363.000 euros pudo ser irregular.

El abogado afirmó que en Podemos, donde él desempeñaba su labor como responsable de Protección de Datos, causó mucha extrañeza que se contratara a una consultora mexicana para trabajos de la campaña electoral «cuando había gente preparada en el partido cruzada de brazos» y lanzó sospechas sobre si los pagos a dicha compañía también sirvieron para ayudar en los gastos de otros candidatos internacionales de izquierdas, porque «así funcionan».

También llamó la atención sobre la buena relación que el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, tenía con el director de Neurona, el empresario mexicano César Hernández Paredes. Calvente apuntó que Monedero pudo ser «comisionista» de dicho contrato firmado por el partido con la consultora.

En un momento de la instrucción, de hecho, el juez Juan José Escalonilla acordó pedir información sobre las sociedades mercantiles en las que apareciera Juan Carlos Monedero, si bien esta decisión fue rectificada tras aceptar un recurso de Podemos. La acusación popular que ejerce en el caso Vox ha recurrido la decisión ante la Audiencia de Madrid para que el instructor vuelva a ordenar rastrear las sociedades en las que figure el político.

Los informes del Tribunal de Cuentas y la Fiscalía

Tanto el Tribunal de Cuentas como la Fiscalía de Madrid sospechan que los trabajos de campaña realizados por la consultora Neurona para Podemos pudieron ser simulados.

Basándose en la fiscalización de sus datos electorales, el fiscal del Tribunal de Cuentas vio indicios, que presentó en un informe, de que el partido pudo incurrir en fraude electoral y falsedad en documento mercantil en el contrato con Neurona. El órgano fiscalizador puso el foco en que Podemos no remitió un presupuesto que detallase los distintos servicios y valorase económicamente cada concepto de facturación. Por otro lado, destacó que Neurona no se inscribió en el Registro Mercantil español hasta 15 días antes de facturar a Podemos sus supuestos trabajos de campaña y que su «objeto social no coincide con las prestaciones contratadas».

Por su parte, la Fiscalía de Madrid interesó al juez Escalonilla que continuara la investigación al partido de Pablo Iglesias únicamente en lo referente a los contratos con Neurona, y no sobre otras presuntas irregularidades denunciadas por Calvente.

A diferencia de lo que dice Podemos, el Ministerio Público no cree que el instructor esté haciendo una investigación prospectiva y ve en el contrato suscrito «indicios racionales suficientes de la perpetración de un hecho delictivo». Como expuso en un informe entregado al juez en septiembre, la Fiscalía considera que «existen elementos que determinan que no se ha acreditado la justificación de este gasto resultando además que es una empresa creada ad hoc para la prestación del servicio».

Comentar ()