El juez de Madrid que investiga a Podemos como persona jurídica y a parte de su cúpula por gastos presuntamente irregulares durante la campaña electoral de abril de 2019, ha pedido información al Registro Mercantil Central sobre sociedades en las que aparezca el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero.

El titular del Juzgado de Instrucción número 42 investiga si, como denunció el abogado despedido de Podemos, José Manuel Calvente, Monedero fue «comisionista» de un presunto contrato ficticio con la consultora mexicana Neurona Consulting, que facturó 363.000 euros al partido político por trabajos electorales para la campaña de 2019. Unos trabajos que el Tribunal de Cuentas, hace unos días, ya reclamó especificar a Unidas Podemos al apreciar irregularidades en sus gastos y el juez insiste en clarificar al pedir también al partido «documentos acreditativos» de éstos.

La denuncia de 40 páginas presentada por Calvente en una comisaría de la Guardia Civil tras ser despedido y en base a la que el juez de Plaza de Castilla ha abierto unas diligencias de investigación apunta a una posible financiación irregular del partido de Pablo Iglesias con facturas emitidas a una filial de dicha consultora de comunicación, Neurona Comunidad SL, y a la portuguesa ABD Europa Unipessoa LDA, también contratada por la formación para realizar trabajos electorales.

Amigo del propietario

Precisamente el titular del Juzgado de Instrucción número 42, en un auto del pasado 30 de julio, solicitó al partido del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, «documentación acreditativa de los trabajos llevados a efecto» por las dos consultoras citadas y pide a la fuerza actuante que «remita un mandamiento al Registro Mercantil Central» para que informe sobre las sociedades mercantiles en cuyos órganos de administración se encuentre Juan Carlos Monedero.

El denunciante Calvente se refiere a la estrecha relación de Monedero con el empresario mexicano César Hernández Paredes, director de Neurona Consulting que también ha desarrollado trabajos para gobiernos de izquierdas y chavistas de Latinoamérica, y apunta al fundador de Podemos como intermediario y comisionista del contrato bajo sospecha de irregularidad. Tras su declaración en sede judicial, el instructor también citó a declarar como testigo al administrador de la filial de Neurona en España, Elías Castejón.

Calvente puso el foco sobre una presunta ‘caja B’ en Unidas Podemos en las relaciones del partido con estas dos consultoras y en la gestión de su Caja de Solidaridad. Sostiene que en la formación causó mucha extrañeza que se contratara a una consultora mexicana para la campaña electoral «cuando había gente preparada en el partido cruzada de brazos» y lanza sospechas sobre si los pagos a dicha compañía también sirvieron para ayudar ene los gastos de campañas de otros candidatos internacionales de izquierdas, porque «así funcionan».