La Fiscalía de Madrid investigará la marcha neonazi que tuvo lugar el pasado sábado en Madrid en la que se gritaron lemas contra los judíos y los manifestantes realizaron el saludo fascista con el brazo en alto en las proximidades del cementerio de La Almudena.

La concentración, que se hizo en homenaje a la División Azul -la unidad de voluntarios españoles que Franco mandó a Rusia en apoyo al ejército de Hitler en la Segunda Guerra Mundial- acabó con proclamas lanzadas, entre otras, por una mujer joven que dijo: «El enemigo siempre va a ser el mismo aunque con distintas máscaras: el judío». La Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) pidió a la Fiscalía que investigara de oficio los hechos por si podían constituir delitos de odio.

Este martes, la Fiscalía de Madrid ha comunicado la apertura de diligencias de oficio. El Ministerio Público entiende que los hechos pudieran ser constitutivos de un delito relativo al ejercicio de los Derechos Fundamentales y las Libertades Públicas.

Además de designar a una fiscal para instruir la causa, la sección de Ciberodio de la Fiscalía Provincial de Madrid anuncia que se practicarán las pruebas “conducentes a determinar, esclarecer y concretar los presuntos hechos delictivos” que se recogen en las informaciones aparecidas en un medio de comunicación de ámbito nacional, LaMarea.com, que informó sobre la manifestación en la que situó a unas 3.000 personas.

La Fiscalía ha pedido a la Delegación del Gobierno de Madrid toda la información de la que disponga sobre la convocatoria del acto “y, en su caso, sobre la autorización de dicha marcha/concentración/manifestación”. Además, pide a la Brigada Provincial de Información que le dé cuenta sobre los lemas, pancartas, reseñas de consignas, banderas exhibidas, incidencias, asistencia de grupos violentos, altercados habidos durante el acto “y cualquier otras actuación que pudiera ser constitutiva de delito”.