España | País Vasco

Un centro memorial recordará a las víctimas del 3 de marzo de 1976

Las instituciones y el Obispado de Vitoria acuerdan crear el centro en la Iglesia de San Francisco de Asis, la misma en la que la intervención policial para desalojar una asamblea de trabajadores provocó cinco muertos.

Es el mismo lugar donde ocurrieron los hechos. En la Iglesia de San Francisco de Asis de Vitoria el próximo 3 de marzo se les volverá a recordar. Se habrán cumplido 45 años de la muerte de los cinco trabajadores que falleciereon a consecuencia de la carga de la policía para disolver la asamblea que celebraban en el templo en el contexto de una huelga general. Unos hechos por los que aún no hay culpables condenados y por los que se ha pedido amparo a instancias internacionales tras agotarse la vía judicial en España.

Ahora, el Obispado, el Gobierno Vasco, la Diputación de Álava y el Ayuntamiento quieren que la memoria quede fijada en ese lugar en el que la intervención policial dejó un reguero de muerte y heridos, hasta 60, muchos de ellos de bala. Han suscrito un acuerdo por el que la Iglesia del barrio de Zaramaga de la capital alavesa acogerá un centro memorial en recuerdo a los hechos en los que perdieron la vida Pedro María Martínez, Francisco Aznar, Romualdo Barroso, José Castillo y Bienvenido Pereda.

Las asociaciones en recuerdo a los crímenes del 3 de marzo, así como los familiares de las víctimas, venían reclamando desde hace tiempo un centro que recordara lo ocurrido en Vitoria aquel día en el que fue uno de los últimos episodios de excesos de la policía franquista.

Los intentos por identificar a los culpables de lo sucedido no dieron resultado en la Justicia española, que concluyó que no cabía investigar un procedimiento ocurrido en 1976 por un presunto delito de lesa humanidad o genocidio, delitos que la legislación española no recogía cuando estos ocurrieron. En junio de 2019 la Asociación del 3 de Marzo denunció los hechos ante la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, tras su archivo en España.

Martín Villa

El procedimiento abierto por la juez argentina María Salvini logró el pasado 3 de septiembre interrogar a quien fuera máximo responsable de Interior y relaciones sindicales en 1976, Rodolfo Martín Villa, bajo la acusación de cometer crimenes de lesa humanidad. Además de los hechos acaecidos en Vitoria, sobre el exministro pesa la acusación de otros hechos de presuntas actuaciones irregulares con el resultado de siete víctimas más entre 1976 y 1978, como la intervención policial en los Sanfermines de 1978 o la muerte de un joven tras una marcha proamnistía.

En una declaración por videoconferencia desde el consulado argentino, el exministro reconoció errores en la intervencion policial ocurrida aquel día pero insistió en su inocencia: «Me rebelo a vivir en presunion de culpabilidad en vez de presuncion de inocencia, pero sobre todo a defender que s imposible que en la Transición hubiese un genocidio», aseguró.

La declaración se produjo seis años después de que la juez la solicitara y tras superar numerosos reveses para que ésta se llevara a cabo. Salvini llegó a dictar una orden de detención internacional contra martínVilla, finalmente revocada.

Comentar ()