Jordi Sabaté Pons, enfermo terminal con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), lleva meses utilizando las redes sociales como altavoz para pedir la puesta en marcha de iniciativas por parte de la clase política para dignificar la vida de las personas con patologías incurables, denunciando, por ejemplo, que el Congreso haya aprobado la Ley de Eutanasia pero no se hayan dispuesto ayudas para el cuidado de estas personas, que pueden suponer altos importes de más de 34.000 euros al año que muchas familias no pueden asumir.

Por este motivo, Pons se dirigió directamente al presidente del Gobierno en Twitter hace justo un año, en un mensaje en el que exigió «atención» para los más de 4.000 españoles enfermos de ELA. «Nos estamos muriendo, y cada año mueren 1.000 enfermos más», denunciaba en un vídeo. Sánchez no dudó en responder a la petición, también a través de la red social, y adquirió un compromiso con Jordi. «Entiendo tu preocupación, la de personas enfermas de ELA y otras enfermedades poco frecuentes. Me comprometo a seguir trabajando para mejorar el diagnóstico, el tratamiento y la vida de los enfermos y de sus familias. Debemos escucharnos», escribía el jefe del Ejecutivo en Twitter.

Sin embargo, un año después, Pons ha denunciado en redes sociales que el Ejecutivo de Sánchez ha ignorado las peticiones de los enfermos de esta y otras patologías incurables. «Mentiroso. Ha pasado un año y no has hecho nada. No se puede jugar así con la esperanza de la gente y de los enfermos de ELA. Estoy indignado», escribía Pons este sábado en Twitter.

«Hoy hace un año que te envié este mensaje y tú me respondiste que te comprometerías a ayudar a que los enfermos de ELA tuviésemos una vida digna», escribía el afectado en otro mensaje. «Desde entonces han muerto más de 1.000 compañeros sin recibir ninguna ayuda. Me has y nos has mentido», zanjaba.

No es la primera queja que Jordi extiende al Gobierno a través de las redes sociales, en las que ha denunciando que Sánchez «sólo les ofrezca la eutanasia». «¿Y las ayudas para vivir?», se lamenta. Según un reciente estudio sobre las Enfermedades Neurodegenerativas en España de la Fundación Luzón, tan sólo el 6% de los pacientes con ELA en España puede hacer frente a los importantes gastos que supone una adecuada atención de su enfermedad, y sólo el 5,6% de los enfermos de ELA dispone de un cuidador contratado.