España

El Congreso aprueba recortar las competencias del CGPJ mientras siga en funciones

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet; y el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet; y el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes EFE

El Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves la iniciativa legal impulsada por las formaciones del Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, para recortar las competencias del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) mientras el órgano rector de los jueces esté en funciones. De esta forma, sólo resta el visto bueno del Senado para que el trámite quede completo y el Poder Judicial no pueda hacer nombramientos tan significativos como el del presidente del Tribunal Supremo o de la Audiencia Nacional mientras PSOE y PP no lleguen a un acuerdo para la renovación de su cúpula. La reforma ha salido adelante por 196 votos a favor, 150 en contra y una abstención.

La iniciativa responde a la intención nada disimulada de socialistas y morados de presionar al PP para que acceda a llegar a un acuerdo con el PSOE, después de que las negociaciones naufragasen hace dos semanas por la existencia de importantes «escollos» en los nombres que podían formar parte del nuevo órgano de gobierno de los jueces. Entonces, los interlocutores de una y otra parte buscaban un acuerdo global -después de sacar adelante el del Consejo de RTVE– que aglutinase, además del CGPJ, al Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo o el Tribunal de Cuentas.

Pero no fue posible. El principal impedimento fue la negativa del PP a ceder una silla en el CGPJ a personalidades vinculadas con Unidas Podemos -se planteó al juez José Ricardo de Prada y a la actual delegada contra la Violencia de Género, Victoria Rosell-, ya que la línea roja de los populares es la negativa a que los morados estén presentes de alguna forma en la cúpula judicial.

La iniciativa que ha recibido hoy luz verde en el Congreso terminará su camino en el Senado para que entre en vigor, en principio, a finales de abril o principios de mayo. Ambas partes se mantienen firmes en sus posiciones y el acuerdo entre PSOE y PP, necesario ya que los nuevos vocales necesitan un respaldo parlamentario de tres quintos, se aleja aún más ante el horizonte electoral abierto en la Comunidad de Madrid y Murcia.

Comentar ()