España

Juan Marín: "Hay dos PP, uno que respeta los acuerdos y otro que va como pollo sin cabeza"

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín. EL INDEPENDIENTE

Uno de los grandes protagonistas del terremoto político que desde hace unos días se ha abatido sobre España es Ciudadanos. La moción de censura frustrada en Murcia y el consecuente adelanto electoral en la Comunidad de Madrid, ha llevado el partido a un goteo infinito de salidas, dimisiones y críticas a la ejecutiva y a su presidenta Inés Arrimadas. Después de días de dudas finalmente Edmundo Bal ha dado un paso al frente presentándose como candidato a las elecciones madrileñas e Ignacio Aguado da un paso atrás, consciente de la imposibilidad de defender el partido naranja en un momento crucial y con las encuestas que prevén pueda desaparecer del mapa de la Asamblea de Madrid.

En este clima de drama real y con la sensación de estar viviendo una crisis parecida a la de UPyD hace pocos años, entrevisto a Juan Marín, Vicepresidente de la Junta de Andalucía.

P.- Vaya ‘lío’ se ha organizado, señor Marín, con el intento de ruptura del gobierno murciano y la presentación de una moción de censura que finalmente ha fracasado. ¡Ha sido un desastre! ¿Es un fracaso letal y definitivo para Ciudadanos?

R.- En absoluto, es una situación que vamos a ser capaces de superar como siempre hemos hecho. Cs es una fuerza política que muchos han querido enterrar en muchas ocasiones, pero sigue aquí, sigue siendo un proyecto que gobierna para muchos miles de españoles y que además tiene ese doble valor que tiene un proyecto de centro cuando tenemos un país tan polarizado y donde hay muchos territorios donde la crispación supera al diálogo y el consenso que es lo que nosotros practicamos.

P.- Desde el PP se aduce que la moción de censura de Murcia parte de un ‘pacto desde las cloacas’, diseñado en Moncloa por Pedro Sánchez y su equipo, el señor Bolaños y el señor Redondo, en el que ustedes, en este caso los representantes de Ciudadanos, no serían más que meros «instrumentos» de un diseño global para arrebatar parcelas de poder al PP y afianzar la posición de Pedro Sánchez al frente del gobierno de la nación.

R.- No creo en las conspiraciones ni en juegos extraños que lo que hacen es dañar a la política y a los representantes públicos, que tenemos que centrarnos en los problemas de los españoles. Yo no comparto estos planteamientos y me centro en lo importante que es salir de esta crisis sanitaria, económica y social. Los esfuerzos de todos los que tenemos algún tipo de responsabilidad se tienen que centrar en buscar soluciones y no crear conspiraciones. 

P.- Pero lo de sumarse a esta moción de censura, señor Marín, para luchar contra la corrupción -y lo que se ha dado en llamar el ‘vacunagate’- (que ha ocurrido en más puntos de España), suena un poco forzado puesto que sus tres diputados, los que se sumaron a la iniciativa, estamparon su firma en la moción junto a un imputado por corrupción en aquella comunidad.

R.- Los que firman un documento y se comprometen a algo lo que tienen que hacer es cumplirlo y si no pues no haberlo firmado. Los que tienen que dar las explicaciones de por qué consideran necesaria una moción de censura, estampan su firma y después pues dan un paso atrás por otros intereses, yo no lo tengo que explicar. La situación en Murcia ha sido muy complicada durante mucho tiempo para nuestros compañeros allí que han tenido que soportar amenazas… hay denuncias en la Fiscalía, tienen que ir escoltados. Todo esto no es fruto de la ficción, es real. Si ese relato lo hubieran conocido la inmensa mayoría de los españoles antes de la moción de censura, probablemente hoy hablaríamos de otra cosa.

P.- ¿Por qué acusan de transfuguismo a los tres diputados de Ciudadanos que se han mantenido fieles al gobierno local de López-Miras? La impresión es que los que han cambiado de posición son los otros tres parlamentarios que han apoyado a los socialistas sumándose a una moción de censura contra el gobierno del que formaban parte.

R.- Cuando uno se va de un partido político lo que tiene que hacer es entregar su acta. Si después quiere fichar por otro partido, lo explica. Los cargos electos de Cs en todas las administraciones firmamos una declaración jurada en la que nos comprometemos a devolver el acta si abandonamos Cs. Como han abandonado este proyecto, lo que tienen que hacer es entregar su acta y cada uno a su casa.

P.- ¿No es un poco absurdo «ponerse una moción de censura a sí mismos»? Yo no recuerdo haber visto en política un caso similar

R.- La moción de censura es al PP de Murcia, no al PP de este país. ¿Por qué? Porque hay corrupción política y tenemos la obligación de denunciarla y nosotros no podemos gobernar con un partido que tapa y esconde la corrupción en lugar de combatirla. Como comprenderá se ha hecho lo correcto, aunque no se ha explicado de la forma que había que hacerlo. 

P.- ¿Qué buscaba la señora Vidal, regenerar la política murciana o pura ambición personal?

R.- Cumplir los compromisos a los que se comprometió cuando entró en Cs: trabajar por la regeneración y ponerse del lado de los que crean empleo y riqueza, ayudar a los que lo necesitan, apostar por la sanidad y la educación públicas como herramientas de desarrollo de una sociedad en el siglo XXI. Eso es lo que creo que está haciendo y allí parece que la tarea no es fácil. 

La moción de censura es al PP de Murcia, no al PP de este país. ¿Por qué? Porque hay corrupción política y tenemos la obligación de denunciarla

P.- ¿No le parece en cualquier caso que se ofrece una imagen poco edificante de la política a la ciudadanía? Se lo digo porque mientras miles de personas siguen arruinándose por los efectos de la crisis y la pandemia aún no está erradicada, y siguen falleciendo decenas de personas cada día, parece que los políticos están más preocupados de ‘jugadas de ajedrez’ para salvaguardar sus poltronas, sus cargos… y sus sueldos, claro está.

R.- Cuando se habla de corrupción en las instituciones, cuando se habla de eso, evidentemente cualquier persona lo puede entender. Con la corrupción la única opción es denunciarla, es lo que hemos hecho. A partir de ahí se han derivado acontecimientos que nada tienen que ver con Murcia ni con la corrupción del PP de Murcia. Tienen que ver otras cuestiones, más personalistas (señora Ayuso), estratégicas (moción de censura del PSOE en Castilla y León). Nosotros hemos hecho lo correcto y estamos acostumbrados a eso. Sabemos que a veces cuesta caro pero tenemos claro que vamos a pagar el precio que sea por luchar contra la corrupción.

P.- Usted es vicepresidente de un gobierno de coalición con el PP en otra comunidad, Andalucía, que parece que funciona razonablemente bien. ¿Está allí la estabilidad garantizada?

R.- Funciona bien, no razonablemente bien. Y está garantizada porque tenemos un mandato de los andaluces desde diciembre del 2018 para que acabáramos con la corrupción de décadas del PSOE andaluz. Querían que acabáramos con ese robo permanente a los recursos públicos que estaban destinados para crear empleo y riqueza, formación. Se ha malversado el dinero de todos hasta en clubs de alternes. Los andaluces dijeron basta y nos dieron el mandato de poner en marcha un gobierno sólido, fuerte, capaz de poner en marcha esta comunidad, volver a ilusionar a los andaluces y dar respuesta a las necesidades de esta tierra.

El martes ratificamos ese compromiso y lo ampliamos con una adenda en la que nos comprometemos a apartarnos de esa compra de diputados que en el caso del PP y Cs en Andalucía no tienen cabida. 

P.- Hágame un balance de estos dos años y tres meses de ejecutoria junto al señor Moreno Bonilla

R.- Dos años muy difíciles. Las cosas iban bien en 2019, crecíamos por encima de la media nacional, creábamos empleo por encima de la media, había sectores que destacaban en las exportaciones como el agroalimentario, el sector turístico… pero la pandemia nos ha parado en seco. Desde entonces nos ha tocado gestionar una crisis terrible por el número de personas que ha perdido la vida, por las personas que han perdido su empleo, empresas que han tenido que cerrar, proyectos de vida frustrados. La situación económica ha sido durísima y hemos apostado por volcar todos los recursos en la sanidad pública que dé respuesta a la crisis sanitaria con la apertura de hospitales y nuevos centros de atención primaria, refuerzos de personal. 

En el plano educativo que hayamos podido garantizar un curso escolar presencial, en este momento el 99,8% de los centros están libres de positivos. Ha supuesto un gran trabajo del personal y los profesionales de la educación pública, al igual que los de sanidad. 

Hemos sido capaces de aprobar presupuestos en plena pandemia. Hemos aprobado tres presupuestos en estos dos años, estamos al corriente, hemos cumplido con nuestras obligaciones fiscales con el Gobierno de España y la Unión Europea. Hemos hecho un trabajo enormenmente positivo, sin dejar a nadie en la cuneta. 

Esperamos que todo este trabajo tenga reflejo en 2021, el año de la recuperación. Terminar esta legislatura en crecimiento económico creando empleo es el objetivo. 

P.- ¿Señor Marín, como valora la decisión del señor Aguado de dar un paso atrás y la decisión de Edmundo Bal de ser el candidato a presidir la comunidad de Madrid?

R.- Creo que Ignacio es una persona a la que aprecio y es un hombre muy generoso. Edmundo es una persona muy comprometida con este proyecto, con gran capacidad y talento. Ha dado este paso porque Ignacio se lo ha pedido, hablaron los dos y le planteó a Edmundo una sensación en la que creía que era más favorable que otra persona fuera el candidato. De forma humilde, generosa y centrado cien por cien en este proyecto ha dado ese paso. Hemos visto este proceso con cierta melancolía, permítame que lo diga así, porque Ignacio es un magnífico candidato y ha hecho un magnífico trabajo pero ha mirado primero por el futuro del proyecto antes que el suyo propio. 

P.- Madrid… segundo y trascendental escenario de esta gran partida de ajedrez político. Se dice que ustedes, Ciudadanos, corren serio riesgo de desaparecer del mapa en la Asamblea de esta comunidad… o quedarse con un número testimonial de escaños. Imagino que me dirá que no cree en las encuestas…

R.- Creo que un solo diputado puede cambiar un proyecto, vamos a pelear por tener grupo y conseguir el mayor número de escaños posibles. Somos un proyecto necesario para Madrid y para España, ésa va a ser nuestra lucha y nuestra pelea. El día 4 de mayo decidirán los madrileños, cuando se cierren los colegios y se inicie el recuento empezaré a creer en esos resultados. Veremos si hemos cumplido los objetivos de que haya un proyecto de centro y liberal que ayude a los madrileños a que sean más felices y cumplan sus objetivos. Esa es la encuesta en la que creo, la del 4 de mayo, estoy convencido en que seremos decisivos para que Madrid vuelva a tener un gobierno estable. 

P.- Las encuestas dicen estos días que entre el PP y Vox en Madrid se bastarían para alcanzar la mayoría absoluta. Con la ley electoral en la mano, parece cierto que la concentración del voto de centro derecha liberal en dos actores, en vez de en tres, favorecería ese resultado. ¿Ha dejado Ciudadanos de ser un actor necesario?

R.- Ciudadanos va a ser imprescindible para que Madrid tenga un gobierno estable y para que los madrileños recuperen la confianza en las instituciones. A mí las encuestas me daban cero escaños y terminé con 9 y siendo decisivo para poner en marcha una legislatura. A la siguiente legislatura me daban también menos y acabé con 21 y gobernando. La única encuesta es la del 4 de mayo. Si piensan que vamos a rendirnos y no vamos a luchar, se equivocan. Cs va a demostrar que es un partido sólido, espero que los madrileños depositen en la urna el voto naranja para que recuperen la confianza en las instituciones. Estas elecciones sólo van a tener vigencia para dos años, a quién se le ocurre, hay cosas que son completamente inexplicables.

He visto a una señora Ayuso más preocupada por las elecciones que por los problemas reales de los madrileños. Es la sensación que he tenido desde fuera

P.- Califíqueme la gestión de la señora Ayuso en Madrid este último año, en relación a la pandemia. Desde su posición de responsabilidad en otra comunidad… ¿cómo la ha visto?

R.- He visto a una señora Ayuso más preocupada por las elecciones que por los problemas reales de los madrileños. Es la sensación que he tenido desde fuera. Su consejero de Salud, Enrique, al que tengo la suerte de conocer, ha hecho un trabajo importante en una situación muy compleja con la evolución de la pandemia. A todos se nos puso la piel de gallina viendo la difícil situación por la que pasó Madrid en los primeros meses de la pandemia. Pero a partir de ahí pues no he visto más. Ha habido un clima complicado, Ignacio ha tratado calmar las aguas, centrarse en los  problemas de los autónomos, las empresas, los ciudadanos, pero evidentemente la señora Ayuso no ha facilitado ese clima de confianza y trabajo entre un gobierno formado por dos fuerzas políticas distintas porque pensaba que el gobierno era sólo de ella y no de dos fuerzas políticas. 

P.- Pero Ciudadanos ha gobernado con ella. Serán responsables de lo bueno y de lo malo…

R.- Hemos gobernado con ella y somos responsable de todo lo que ha sucedido como en Andalucía, pero cuando uno pone toda la voluntad y la otra parte no pone ninguna es muy difícil que las cosas salgan bien. 

P.- Parte de la ciudadanía tiene la sensación de que, cada medida de la señora Díaz Ayuso, era inmediatamente contestada y contradicha -o tal parecía- por el señor Aguado, que se alineaba más en torno a las tesis del gobierno central, por ejemplo en lo que tuvo que ver con los distintos ‘cierres-no cierres’ de la CAM y otras muchas disposiciones. ¿Comparte esta visión?

R.- Esto de que Ignacio haya podido favorecer políticas del señor Sánchez me parece un disparate tremendo. Sí es cierto que cuando en un gobierno la persona que tiene la responsabilidad de dirigirlo no comparte sus decisiones y no evalúa sus decisiones con la otra parte del gobierno se puede encontrar con que la otra parte no esté de acuerdo. ¡Es tan sencillo! Si usted toma decisiones sola lógicamente es muy fácil que se quede sola, es lo que le ha pasado a esta señora. 

P.- ¿Qué opina del último movimiento del señor Iglesias saliendo del gobierno y entrando en la batalla madrileña presentándose como candidato de Unidas Podemos?

R.- No termino de entenderlo, le he dado muchas vueltas. Creo que obedece a una incompatibilidad manifiesta entre el señor Sánchez y el señor Iglesias, además de que al señor Iglesias los que lo conocen dicen que no da un paso sin tener una estrategia diseñada para ello. Es probable que esté provocando una situación de inestabilidad y esto pueda acabar en una convocatoria anticipada de elecciones generales. Va en esa línea también de polarizar cada vez más la sociedad y enfrentarse en este caso a la señora Ayuso o a Vox en Madrid. 

P.- La izquierda está tremendamente dividida en Madrid. El señor Errejón ya se ha negado a ir de la mano con Podemos en esta campaña. Esto no beneficia a la izquierda, ¿no le parece?

R.- No sé lo que le favorece a la izquierda, lo que sí sé es que están intentando una polarización absoluta de la sociedad. ¿Por qué? Pues porque el centro no interesa porque genera estabilidad, sentido común. Va a la eficacia de la gestión de los recursos públicos, porque en el centro no cabe la corrupción. En el centro está Cs, se está polarizando la izquierda y la derecha en todas las convocatorias electorales y creo que es lo que en Madrid están buscando. Estoy seguro de que los madrileños son inteligentes y hábiles para saber qué gobierno les conviene y tiene que pasar por Cs. 

P.- Se lo vuelvo a preguntar: ¿Peligra la estabilidad de los gobiernos autonómicos en Andalucía y Castilla y León?

R.- No, en absoluto. 

P.- ¿Cree que se podían haber hecho mejor las cosas, por parte de todas las administraciones durante este último año?

R.- Siempre hay margen de mejora para quienes toman muchas decisiones. Pero en todas las administraciones, independientemente de su color político, estoy convencido de que intentamos hacer lo que creemos que es mejor para el conjunto de los ciudadanos y frenar una situación tan complicada como la que estamos viviendo. Sigo pensando y creyendo en la buena voluntad de todos los servidores públicos y cuando se  toman decisiones hay ese margen de mejora, esperamos acertar en todas porque hablamos de salvar y mejorar las vidas de las personas. 

P.- ¿Camina Ciudadanos hacia su autodestrucción política? Muchos electores ya no saben dónde están ustedes, si más en la socialdemocracia, en un centro derecha liberal-conservador… o en un centro puro que pocos saben bien qué significa.

R.- Estamos en el centro y eso no es fácil. Algunos no saben si están en el centro derecha o en el centro izquierda. Escucho al PP decir que es de centroderecha y al PSOE que es de centroizquierda. Pues mire usted o está a la izquierda o está a la derecha porque en el centro hay otra formación política. Si ustedes están en el centro es porque abandonan la izquierda o la derecha, pues díganlo. Nosotros vamos a seguir dando batalla, poniendo en valor la igualdad de oportunidades, la unidad de este país y poner en marcha valores que en cualquier sociedad democrática tienen que implementarse para que en el futuro no nos arrepintamos de poner en riesgo el futuro de nuestros hijos y también de nuestros mayores. Esa es la tarea.

P.- ¿Qué opina de las salidas de Toni Cantó y otros ya ex compañeros de su partido?

R.- Respeto las decisiones, no comparto las formas ni el momento. Cuando entregan su acta pues les deseo suerte, cuando se quedan con ella lo considero gente de la que no te puedes fiar, eso por decirlo suavito, aunque, por qué no decirlo, los considero unos traidores, pero no a Cs, traidores a los votantes que confiaron en ellos para representar unas siglas y un proyecto que han abandonado.

P.- ¿Y de como está actuando el Partido Popular?

R.- En Andalucía está claro y evidente. Hay dos PP, uno que respeta los acuerdos, cumple sus compromisos, es leal y que antepone el interés de los andaluces por encima de las siglas, como hace Cs. Otro va como pollo sin cabeza tratando de salvar una situación que al parecer según dicen los sondeos no les va muy bien. Cuando se hace lo que ha hecho el señor Egea se ve la desesperación y el nerviosismo que lleva a hacer estas cosas. Una OPA no cabe en democracia, hay que terminar las legislaturas y luego que cada uno se  vaya donde quiera. 

P.- ¿Deberían haber sido los cambios en la ejecutiva de la Presidenta de su partido, Inés Arrimadas, más contundentes? ¿Está en juego su liderazgo? ¿Debería haber dimitido después de la debacle electoral en Cataluña y el fracaso de la moción de censura, ya certificado, en Murcia?

R.- El liderazgo de Inés ni está ni ha estado en cuestión. Es nuestra presidenta y hace un año asumió una responsabilidad muy dura después del resultado en las nacionales donde perdimos 47 escaños, empezar a recuperar este proyecto político. Todo ese proceso se ha llevado a cabo en mitad de procesos electorales, de una pandemia que ha dificultado la posibilidad de comunicar y conocer los problemas de los ciudadanos. Esto sumado a decisiones que hayan sido no acertadas han llevado a esta situación. Cs es un proyecto vivo que sigue aquí, que gobierna a diez millones de españoles, a partir del 4 de mayo volveremos a gobernar para otros seis millones y vamos a seguir muy contundentes en hacer desaparecer cuestiones de la vida pública y arrimando el hombro en asuntos que vengan a mejorar la vida de los españoles. Vamos a seguir trabajando pese a que haya gente a la que le interese que Cs no exista. 

P.- Justifíqueme por qué Ciudadanos sigue siendo necesario en la política española.

R.- Estamos llevando a cabo todas las reformas que este país necesita en este momento. Eso es lo que hemos trasladado cuando estamos en gobiernos autonómicos. Reformas que tienen que ver con el sistema fiscal, con el sistema de financiación, con una mejora de nuestro sistema educativo y sanitario, reformas que tienen que ver con el equilibrio en materia de infraestructuras, con la regeneración democrática, con la lucha contra la corrupción. Así podría seguir con miles de asuntos. Esas reformas sólo se están llevando a cabo en aquellas comunidades autónomas en las que gobernamos. Cuando gobernemos este país se llevarán a cabo para el conjunto del territorio. O cree usted que es buena imagen la que damos cuando se designan a dedo los magistrados del Poder Judicial, repartiéndolos como si esto fuera una tarta. ¿Esa es buena imagen? Eso u otra cuestiones que estamos viendo y desgraciadamente vemos en la política española. 

P.- ¿Cómo se plantean resurgir de esta situación tan tremenda que puede clasificarse como la estancia en la UCI de un partido

R.- Trabajando, es lo que sabemos hacer. Lo que mejor sabemos hacer la gente de Cs es trabajar. Ahí están los resultados, si lo hacemos de forma correcta como lo estamos haciendo, los ciudadanos reconocerán que somos un partido imprescindible, útil, que ha venido a cambiar las cosas y poner el foco en lo importante que no es las urnas, los escaños, sino que los españoles sean más felices.

P.- Podría volver el señor Rivera a la primera línea política. ¿Tiene usted información al respecto?

R.- No lo creo. Lo conozco, se ha volcado, ha dado 15 años de su vida. Creó una ilusión sin precedentes. Llevó a cabo un acto que para mí fue muy duro, porque pensaba que debía seguir al frente, pero fue fiel a sus principios, sus valores. Allá donde esté siempre estará interesado por la política pero siempre  vinculado a su carrera profesional.

Comentar ()