Cataluña | España

Aragonés, derrotado en segunda vuelta, pide un Govern "sin sustituciones ni tutelas"

La CUP amenaza con lanzar a la gente de la calle contra el Govern si no se cumplen los acuerdos de Esquerra con los antisistema

Pere Aragonés defiende su candidatura a lainvestidura

Pere Aragonés defiende su candidatura a la investidura en segunda vuelta ante la mirada de Laura Borràs EFE/Quique García

Pere Aragonés ha visto cómo se cumplían los pronósticos, el pleno del Parlament ha vuelto a tumbar su investidura con la abstención de JxCat y el rechazo de todo el resto de la cámara menos la CUP. La segunda vuelta solo ha servido para situar el foco en la «tutela» de Waterloo sobre el futuro gobierno catalán. Una tutela que Aragonés ha rechazado, mientras JxCat asegura que nunca la quiso.

El candidato republicano ha propuesto «seguir sumando» apoyos al independentismo por la vía de «coordinar estrategias» pero ha rechazado de plano las «tutelas» desde Bégica. Ha dejado claro que esa coordinación pasa, en primer lugar, por «reconocer el liderazgo de las instituciones».

«Govern y Parlament tienen responsabilidad insustituible» que deben ejercer «sin sustituciones ni tutelas, quiero ser claro» ha advertido Aragonés en su primera intervención, tras semanas negociando sobre el papel del Consejo por la República presidido por Carles Puigdemont en la legislatura que se estrena.

Aviso a Jxcat

El republicano ha defendido «aprovechar todos los activos, la pluralidad, entidades, los presos y el exilio» y también el CxR. Pero ha reivindicado el mando en el Palau de la Generalitat.

«Nadie le propondrá tutelas desde JxCat, y menos desde el exilio» ha respondido Gemma Geis. «Las propuestas que hacemos dejaban al margen» del mandato del Consejo al gobierno catalán, ha asegurado la portavoz de JxCat para desmentir que el problema sea el papel de Puigdemont.

Geis ha dejado claro además que no se sienten interpelados por el acuerdo alcanzado por ERC y la CUP y ha afeado a Aragonés que intentara antes un «acuerdo estéril» con los comunes. «Nos sentimos lejos del proyecto de país que han pactado con la CUP» ha advertido.

Amenaza de la CUP

Unos antisistema que también han querido evidenciar que el suyo no es un cheque en blanco ni un apoyo sin fecha de caducidad. Hoy ha sido el turno de la diputada Eulalia Reguant, quien ha advertido a Aragonés de que si no cumple con lo prometido, no serán sus socios de Junts sino «la calle» la que se revuelva contra el Govern. Una amenaza nada despreciable vistos los disturbios vividos en Barcelona y otras localidades catalanas hace un mes, azuzados desde la CUP.

«Hoy volveremos a votar sí, pero para avanzar en programa social no puede adoptarse estrategia de peix al cove (pájaro en mano) adaptada a los escasos márgenes que permite el Estado negociando las migajas con el Gobierno» ha añadido Reguant. Porque el Gobierno, ha señalado la antisistema, «no tiene ninguna voluntad de abrir una vía de resolución del conflicto para decidir sobre la independencia».

Urgencia del Aragonés

El candidato, por su parte, ha insistido en la necesidad de formar ya el nuevo gobierno, en un discurso en el que ha intentado escenificar mayor proximidad a JxCat. «Lo que podemos hacer hoy no podemos esperar dos meses, ni dos semanas ni dos días en hacerlo, por credibilidad y porque la ciudadanía está agotada».

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià ha abundando en la idea de la «oportunidad perdida» y ha recriminado a los de Junts que «la digestión -de la victoria de ERC- puede ser lenta pero no infinita». Ha afeado además la insistencia en reclamar unidad en Madrid mientras impiden la investidura de Aragonés en Barcelona. «La unidad se ejerce, no se predica».

Antes, Aragonés ha oído como la líder de los comunes, Jessica Albiach, le cuestionaba por «dejarse humillar por segunda vez». «Saben donde estamos» ha añadido la líder morada, «si alguna vez» deciden romper con Junts. El candidato del PSC, Salvador Illa, le ha señalado por su parte que hablar de «luchas compartidas y gobernar para todos» es «incompatible con vetar a la socialdemocracia catalanista que ha sido fuerza mas votada».

Al final de la escapada

Los catalanes, ha añadido Illa, no merecen después de año de convivir con la pandemia que «sus vetos y peleas sea hagan presentes de manera tan impúdica» en el Parlament. «Diga la verdad» ha reclamado a Aragonés. «Llevan diez años de promesas vanas, quieren estirar la estafa creando instituciones postizas».

«Están al final de la escapada, digan en publico lo que ya reconocen en privado, que su camino no lleva a nada no existe Ítaca» ha añadido Illa, dando por derrotado el proceso independentista. «Su proyecto ha fracasado, reconozcan que no pasara por lo menos en esta generación».

Te puede interesar

Comentar ()