Esperanza Aguirre (Madrid, 1952) acaba de publicar un nuevo libro, Sin Complejos (La Esfera de los Libros) en el que además de proyectar su teoría sobre la reagrupación del centro-derecha en España para acabar con el Gobierno de PSOE y Podemos que, asegura le quita el sueño como, dice, «según Sánchez al 95% de los españoles», critica con dureza las leyes aprobadas durante el estado de alarma que considera las «más sectarias» de la democracia.

Se trata de la Ley de Educación o ley Celaá, la de la eutanasia, la que denomina del «Ministerio de la verdad» y la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) que elimina los plazos máximos de investigación de las causas penales y que entró en vigor el pasado verano justo a tiempo para evitar el cierre de la instrucción del caso Púnica de la Audiencia Nacional. La expresidenta de Madrid está investigada desde 2019 en una de las piezas, la de la supuesta financiación ilegal de las campañas del Partido Popular madrileño de 2007 y 2011.

Durante un encuentro este jueves en el Gran Hotel Inglés de Madrid, próximo al Congreso de los Diputados, la política española más defensora de cultura british contesta a las preguntas de El Independiente.

Pregunta.– En la crítica hacia la reforma de la LECrim de su libro hay un reproche claro al PP por haber presentado el recurso contra esta ley ante el Constitucional fuera de plazo. ¿Se sintió abandonada por su partido?

Respuesta.- No. Creo que fue un error, pero un error de muchísimo calado. Yo soy abogada y presentar un recurso nada menos que en el Tribunal Constitucional, donde hace falta la firma de cincuenta senadores o cincuenta diputados, y presentarlo fuera de plazo, creo que es muy poco serio.

P.- La Fiscalía ha pedido retirar el cartel de campaña de Vox en el que compara el dinero destinado a las abuelas pensionistas con el que deposita el Estado para los menores extranjeros no acompañados (menas).

Cuando era presidenta en tiempos de Zapatero, que nos tocaba también acoger o tratar de integrar a los menores extranjeros no acompañados, me acuerdo que decíamos: ‘Pues si les debíamos mandar a un internado en Suiza, con lo que nos cuesta esto’

R.- ¿Deposita el Estado? Yo creo que paga la Comunidad de Madrid. Yo sobre eso quiero decir una cosa. Si son 4.000 y pico euros, la Comunidad de Madrid ha actuado con muchísima eficacia, porque cuando yo era presidenta en tiempos de Zapatero, que nos tocaba también acoger o tratar de integrar a los menores extranjeros no acompañados, que es lo que son los menas, me acuerdo que decíamos: ‘Pues si les debíamos mandar a un internado en Suiza, con lo que nos cuesta esto’. Sí, efectivamente cuesta dinero y si es el Gobierno el que tiene el control de fronteras tendría que pagar ese dinero a las comunidades. Que no se si lo hace, igual lo hace.

P.- Aparte del tema económico. ¿Cree que la Fiscalía debe tratar de limitar este tipo de carteles?

R.- No importa lo que crea yo. A mi no me gusta ese cartel. Si tenemos en cuenta que la fiscal general del Estado ha ido de un ministerio y de una campaña electoral poniendo verde al PP a la Fiscalía, donde tiene que haber una persona que sea imparcial pero ella es la persona más parcial, pues esto es lo que hay.

P.- El juez da por acabada la instrucción de la pieza 9 de Púnica en la que está investigada. Ya ha archivado para Cristina Cifuentes. ¿Qué espera que haga con usted?

R.- Pues mire, yo como considero que no he hecho jamás una actuación irregular ni muchísimo menos ilícita o ilegal, por supuesto que espero que archive. El otro día Luis Bárcenas [extesorero del Partido Popular] dijo que un señor me había entregado 60.000 euros, que es mentira, primero lo dijo el exalcalde de Majadahonda, luego dijo otras cosas el exalcalde de Boadilla, todos llevados por el abogado Gustavo Galán que es el marido de la señora que era la número dos de Correa que estaba en la cárcel pero ha salido gracias a que su marido ha pactado con la Fiscalía. Entonces, ¿qué quiere que le diga? Tengo toda la confianza puesta en la Justicia pero es que contra mí no hay ningún indicio, cero indicios. Todo el que me conoce sabe que me habré equivocado un montón de veces, he dimitido de hecho por haber cometido errores, pero jamás he hecho un acto irregular o ilícito.

P.- Una de las personas a las que usted se ha referido, el exalcalde de Boadilla del Monte Arturo González Panero, que se enfrenta a 40 años de cárcel y negocia una conformidad, declaró que usted le indicó a qué empresarios debía favorecer en las obras de su municipio porque daban dinero al PP.

R.- No se atrevió a decir semejante cosa. Quiso decirlo, pero no lo hizo. El que dijo que a mí me habían entregado un sobre con 60.000 euros fue el alcalde de Majadahonda.

P.- ¿Cómo recibió la noticia de que el juez archivara la investigación de Púnica a la expresidenta Cristina Cifuentes?

R.- Le envié un mensaje a Cristina diciéndole cuánto me alegraba. Considero que si el asunto mío es completamente disparatado y ridículo, el suyo lo era aún más. Decir que darle a Arturo [el empresario Arturo Fernández del Grupo Cantoblanco, al que también se ha archivado la investigación] el contrato de la cafetería de la Asamblea de Madrid en vez de a Florentino [el empresario Florentino Pérez] cuando Arturo daba en aquel momento 50.000 comidas y Florentino ninguna, era completamente disparatado. El problema que tenemos aquí es que la UCO [Unidad Central Operativa de la Guardia Civil] es la que hace la instrucción de los procedimientos. Y así estamos.

P.- A usted se le investiga por presuntamente idear la financiación irregular del PP madrileño. ¿Por qué lo considera disparatado?

¿Cómo voy a idear yo la financiación ilegal del PP? Es ridículo

R.- Pues porque es mentira. Soy presidenta de la Comunidad de Madrid en diciembre de 2003 y dicen, la UCO, que en enero de 2004, o sea nada más llegar, en una reunión para elegir el logotipo de la Comunidad de Madrid (La Suma de Todos), ideé la financiación de la campaña de 2007. Yo ni sabía si iba a ser candidata en 2007. Todo es demencial. Se basa en una declaración de otro exconsejero que cuando fue al Juzgado dijo todo lo contrario. ¿Cómo voy a idear yo la financiación ilegal del PP en enero de 2004 cuando no era ni presidenta del partido? Es ridículo.

P.- ¿No sospechó en ningún momento que en Boadilla o Majadahonda, que eran los dos municipios más grandes y que además eran muy importantes para el Partido Popular a nivel de votantes, había corrupción?

R.- Para nada. Yo cuando llegué a la presidencia del partido, que fue a finales de 2004, a estos señores les habían puesto mis predecesores. Además, Boadilla y Majadahonda eran dos municipios muy importantes y siguen siéndolo pero no eran los mayores, más grandes eran entonces Móstoles, Alcorcón y en cuanto a votos, Pozuelo. Pero qué duda cabe de que estos señores fueron seducidos. Bueno, Correa ha escrito una carta manuscrita al Juzgado diciendo que estos señores eran insaciables, esta pareja. ¿Sabe lo que pasa? Que uno estaba condenado a 38 años y el Supremo se lo ha subido a 40. Y el otro, la Fiscalía le pide no se qué barbaridad también, igual que a Bárcenas. Entonces, estamos en un sistema en el que a estos señores por mentir, por levantar falso testimonio por incriminarme, por todo lo que hagan, no les van a subir la condena, al revés. A lo mejor la Fiscalía considera que son colaboradores con la Justicia. Ese es el tema que tenemos los inocentes, sobre todo si somos de derechas.

P.- ¿Cree que hay un doble rasero?

R.- ¡Pero bueno! ¿Cómo es lo que dice Cayetana? [la diputada popular Cayetana Álvarez de Toledo] La tabla inclinada, ¿no? Eso es lo que pasa. Doble rasero. Pero vamos, también mediático.

P.- Estos días ha publicado Eldiario.es una serie de informaciones sobre la venta de un cuadro [un Goya] propiedad de la familia de su marido.

R.- Me encanta que diga usted una serie de informaciones porque yo la llamo ‘miniserie’. ¿Por qué? Porque mi querido cuñado, autor de la obra Me cago en Dios, tiene mono, tiene un síndrome de titulares de periódico. Como lleva un año y pico detrás de mi marido y no consigue un titular, pues me ha buscado a mí que soy un poco famosilla para conseguirlo. Entonces, no te voy a decir nada más porque yo ni siquiera conozco a qué cuestión se refiere lo que creo que ha contado mi cuñado.

P.- Él dice que usted utilizó su cargo de presidenta para…

R.- (Interrumpe) Yo no voy a hablar más de eso. Bastante tienen con el síndrome de abstinencia del bueno del dramaturgo.