El jugador del F. C. Barcelona Leo Messi se expone a unas multas de entre 3.000 y 60.000 euros por la reunión celebrada el pasado fin de semana en su domicilio de Castelldefels (Barcelona). Un almuerzo en el que participaron los jugadores del primer equipo del Barça, así como los miembros del filial que entrenan habitualmente con el primer equipo, junto a sus parejas.

En total, una cincuentena de personas que excede en mucho la limitación de 6 personas para encuentros sociales que establecen las actuales restricciones de la Generalitat para frenar la expansión del Covid-19 en Cataluña. Los últimos protocolos aprobados por el Procicat establecen una limitación de seis personas, a no ser que sean miembros de la misma burbuja de convivencia.

Incomodidad del Govern

La polémica ha llegado al Govern, cuyo presidente en funciones, Pere Aragonés, aseguró que la Agencia de Salud Pública de Cataluña «está estudiando» el caso «a los efectos que correspondan en términos de salud pública», al ser preguntado por este caso tras la reunión del ejecutivo catalán.

Aragonés evitó cuidadosamente hablar de sanciones al astro blaugrana, pero reclamó que las personas con proyección pública, como Leo Messi, que se esfuercen por dar ejemplo. «Es importante siempre actuar con toda la ejemplaridad, especialmente las personalidades públicas que son un ejemplo para mucha gente».

Más telegráfico, si cabe, fue el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon. «Analizaremos la situación de oficio porque ha aparecido en los medios de comunicación» apuntó al ser preguntado por las medidas disciplinarias a adoptar.

Comida de equipo

El lunes, tras el entrenamiento matinal el capitán del Barça invitó a todo el equipo y a sus esposas a comer a su domicilio particular en Castelldefels, para celebrar el paso dado en la Liga con la victoria sobre el Valencia. Un encuentro que trascendió, con cámaras de varios medios de comunicación captando las imágenes de entrada y salida de jugadores.

Las restricciones vigentes en Cataluña limitan los encuentros fuera de la burbuja de convivencia a 6 personas. Y fijan como «infracción grave» cualquier vulneración de las restricciones «que suponga un riesgo de contagio para un número superior a15 personas y hasta 150 personas». Rango en el que se encontraría el ágape en casa de Messi.

Burbuja de convivencia

Desde el club argumentan, sin embargo, que los miembros del primer equipo forman de hecho una burbuja de convivencia, porque entrenan y viajan juntos. Añaden en el Barça que los jugadores mantuvieron la distancia pertinente con mesas de seis comensales.

El Decreto ley de la Generalitat del 4 de agosto establece que las infracciones graves pueden ser sancionadas con una multa de 3.000 a 60.000 euros. Se pueden acordar, añade, sanciones accesorias, planteadas para las infracciones como las fiestas ilegales. En esos casos se puede suspender o prohibir la actividad durante seis meses, clausurar el local o inhabilitar para la promoción de espectáculos públicos y actividades recreativas.

Expediente de la Liga

Paralelamente, LaLiga ha abierto un expediente informativo a los jugadores del Barça que participaron en el encuentro para comprobar si hubo «vulneración del protocolo» de LaLiga.

Según los frutos de ese expediente informativo, el caso podría acabar con un expediente disciplinario. De momento, el club no se ha pronunciado al respecto ni tampoco los jugadores.