España | País Vasco

Euskadi evalúa el aumento de riesgo de inundaciones en 2100 por el cambio climático

El País Vasco registra 92 zonas de riesgo de inundación y analiza el impacto que tendrá el deterioro climático en el aumento de caudal de ríos y humedales y del mar. Se estima que en el futuro el aumento del nivel de la marea continuará a "un ritmo creciente".

EFE

Son la amenaza natural que mayores pérdidas humanas y económicas generan. En Euskadi las inundaciones se han convertido en un aviso que de modo periódico provocan situaciones de riesgo. La Agencia Vasca del Agua (URA) tiene identificados casi un centenar de puntos con un riesgo potencial significativo de sufrir una inundación. Pero, sin duda, lo que más inquieta es la incidencia que el cambio climático progresivo pueda tener en el incremento del riesgo, fundamentalmente por el aumento del caudal del mar y del caudal de ríos y humedales.

Por ello, la Administración vasca ha encargado que se evalúe el riesgo real de inundabilidad en Euskadi en un periodo de ocho décadas. Ha adjudicado un contrato para que se analice el efecto que el cambio climático puede tener en la amenaza de inundación en el año 2100 y la identificación de posibles nuevos puntos de alto riesgo. La Agencia del Agua vasca quiere conocer posibles variaciones significativas del riesgo, tanto en términos económicos como de población expuesta que pudieran elevarse por efecto de las alteraciones climáticas.

En estos momentos, la Agencia Vasca del Agua tiene identificadas 92 áreas de riesgo potencial significativo de inundación, las ARPSI. El estudio debe evaluar si estos puntos pueden empeorar por los cambios derivados del deterioro climático, así como si se pueden sumar nuevas áreas de riesgo. Además, se deben plantear posibles medidas para mitigar ese posible aumento del riesgo.

«Un ritmo creciente»

Desde URA apuntan que, si bien por ahora el impacto del cambio climático avanza a un ritmo lento de año en año, a vista de un periodo largo sí puede ser ya estimable. En sus informes reconoce como una amenaza real el aumento de los caudales y del nivel del mar, que ya se puede percibir en comparación con la fotografía de hace unas décadas y que se estima que seguirá «a un ritmo creciente» en los próximos años.

Ahora, URA ha adjudicado a la ingeniería Sener un contrato para estudiar y actualizar el mapa de la inundabilildad en el País Vasco. Deberá hacer, además, proyecciones del escenario en el que Euskadi se puede encontrar en 2100, teniendo en cuenta la evolución del deterioro climático. La inclusión de este factor ya está incorporado en la directiva europea de inundaciones de 2007, que lo considera un elemento imprescindible para evaluar el riesgo.

Europa hace años que subraya que las inundaciones graves han aumentado y se han convertido en cada vez más frecuentes, con el cambio climático como uno de los elementos que explicarían este aumento de casos. La Unión Europea llega incluso a cuantificar el impacto económico. Señala que entre 1980 a 2017 las inundaciones provocaron daños por un importe de 166.000 millones de euros. Lo más inquietante es que la proyección que Europa hace dispara el impacto económico que tendrá en el futuro. Si en las últimas tres décadas los daños económicos anuales alcanzaban los 7.000 millones anuales, a partir de 2020 se dispararán a 20.000 millones al año, a 46.000 a partir de 2050 y a 98.000 millones a partir de 2080.

Comentar ()