«Damos por rotas las negociaciones hasta que usted se comprometa a decir que JxCat no entrará en el Govern ni ahora ni durante la legislatura» ha anunciado hoy la líder de CatEC-Podem, Jessica Albiach, que en los últimos días ha negociado con ERC el apoyo a la investidura de Pere Aragonés.

Un apoyo insuficiente, como le ha recordado el candidato republicano, si JxCat o el PSC no se suman a ese bloque. Por eso, Albiach ha reclamado además a los republicanos que «levanten el cordón sanitario entre fuerzas progresistas» en referencia al compromiso firmado por ERC de no pactar con los socialistas.

Mediación de la CUP

Era la respuesta de los comunes a la escenificación de ERC y JxCat que este miércoles reabrieron las negociaciones en un encuentro auspiciado por la CUP. Un encuentro que sirvió para certificar la voluntad de evitar la repetición electoral, dejando al margen de la negociación del Govern la dirección estratégica del independentista. Poco más, sigue sin haber acuerdo sobre como será el futuro Govern. En solitario, como defiende ERC, o de coalición, como reclama JxCat.

En este contexto, Aragonés ha aprovechado este jueves la sesión de control parlamentario para defender la necesidad de conformar un nuevo Govern. Una sesión en la que el único grupo que no se ha referido en su pregunta a la negociación para la formación del nuevo ejecutivo ha sido el de JxCat.

El portavoz parlamentario de Junts, Albert Batet, no ha mencionado las negociaciones, pero sí ha propuesto una auditoría «pública e independiente» sobre la gestión de la pandemia en Cataluña. Gestión que ha recaído sobre sus socios de ERC. Una pregunta que parecía avanzar el papel de JxCat como oposición a un gobierno monocolor de Esquerra.

Proyecto independentista

Aragonès ha pedido un gobierno en plenas funciones que «pueda afrontar con todas las funciones la crisis económica y la gestión de los fondos Next de la Unión Europea» y también la negociación con el Gobierno sobre la crisis catalana con «las amplias mayorías a favor de derecho a la autodeterminación y la amnistía de los presos» condenados por el procés.

El candidato de ERC ha defendido que «tenemos días para dar forma al resultado que dieron las urnas el 14F y mi compromiso es trabajar hasta el final para que este resultado no se malgaste y poner en marcha Govern». Una apelación que no ha obtenido respuesta de Junts.

En frente, el líder del PSC, Salvador Illa, ha reclamado a Aragonès que «levante el veto que puso a socialdemocracia en Cataluña, inédito en Europa». Y que de un paso al lado para permitir gobierno «de izquierdas, progresista, que aglutine las energías que Cataluña necesita».