No pretendo convertir esta pieza en un mero recordatorio de otro aniversario más, por el exceso de costumbre que tenemos de aferrarnos a ellos. Vivimos en una sociedad, tan de efemérides y de hitos históricos, de los que cada cinco minutos se producen dos o tres, que sería una lástima quedarme solo en eso.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate