El Consejo de Europa maneja un informe que contradice la sentencia del ‘procés’ del Tribunal Supremo contra los políticos catalanes condenados por sedición, malversación y desobediencia por impulsar el proceso de independencia catalán en 2017.

Al contrario de lo que el alto tribunal consideró en su sentencia, el Comité de Derechos Humanos del Consejo de Europa considera que se condenó a los políticos catalanes, entre otros motivos, por hacer declaraciones en apoyo del referéndum de independencia durante su mandato político.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Según se expresa en dicho informe que reproduce El Independiente, el Comité «respeta el orden constitucional en España» y las libertades que hay en nuestro país, que protegen el derecho a la libertad de expresión, pero considera que, sin embargo, en el caso de los políticos catalanes se les condenó entre otras razones por expresar ideas políticas.

La resolución, que asume el relato independentista, supone un duro golpe para los tribunales españoles.

Pide la excarcelación

El informe provisional del Comité de Derechos Humanos del Consejo, ponencia del socialista de Letonia Boriss Cilevics, se debatirá en la Asamblea Parlamentaria el próximo 21 de junio. En éste se aboga por la excarcelación de los políticos independentistas, instando a que se les «indulte o libere». También porque se deje de exigir la entrega a España del expresidente catalán Carles Puigdemont y los exconsejeros catalanes fugados con él en Bélgica y Reino Unido. El documento incide en que los tribunales españoles continúan reclamándoles «a pesar de varios reveses en los tribunales de Alemania, Bélgica y Reino Unido».

No usaron la violencia

El documento de 28 páginas comienza recordando que el delito de sedición en España requiere del uso de la violencia, que considera se ha demostrado que los líderes del procés no ejercieron. «Es indiscutible que ninguno de los políticos en cuestión pidió la violencia», se puede leer. Los miembros del Comité, que respaldaron el borrador, valoran el debate «intenso en el ámbito jurídico y político» que se ha abierto en España alrededor de los delitos de rebelión y sedición.

Sobre el indulto

Los miembros de la Comisión que lo suscriben consideran también que «las autoridades españolas» han condicionado la concesión de los indultos a los presos del procés a que «expresen su pesar por sus actos» o «se comprometan a no cometer más delitos». Pero, recuerdan, «los condenados consideran que no se les puede obligar a repudiar sus profundas convicciones políticas» y también el derecho que tienen a recurrir las resoluciones judiciales ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Inmediatamente después invitan a los estados miembros del Consejo de Europa a garantizar que todos los ciudadanos, «incluidos los políticos, disfruten de la libertad de expresión y reunión en la ley y en la práctica y se abstengan de imponer restricciones no contempladas en la Convención según la interpretación de la Corte».

Estudio de España y Turquía

El documento, en el que el letón Cilevics analiza la situación de España y Turquía que ha estudiado en los últimos dos años, lleva el título «Los políticos no deben ser procesados ​​por declaraciones hechas en el ejercicio de sus mandatos políticos siempre que respeten ciertos límites». El hilo argumental del documento es que mientras el discurso de odio y los llamamientos al derrocamiento violento de las instituciones democráticas no están protegidos, «todos, y en particular los políticos, tienen derecho a realizar propuestas cuya implementación requiera cambios en la constitución, siempre que los medios propuestos sean pacíficos y legales», se puede leer en éste.

«Diálogo para fortalecer la democracia»

En el documento, donde se insta a las autoridades españolas a abrir un diálogo «abierto y constructivo» entre todas las fuerzas políticas de Cataluña para fortalecer la «calidad de la democracia española», se pide a las autoridades que dejen de perseguir al resto de acusados por desobediencia en las causas «menores» que surgieron a raíz de la principal del procés por apoyar a los políticos presos, en clara referencia al expresidente catalán Joaquim Torra.