La Fiscalía de Madrid ha retirado la acusación contra Ángel Hernández, el hombre que ayudó a morir a su mujer María José Carrasco con esclerosis múltiple en abril de 2019.

Como consecuencia de la entrada en vigor de la ley de eutanasia, el Ministerio Público ha retirado la acusación por delito de cooperación al suicidio que presentó contra Hernández en 2020.

En una nota, el Ministerio Fiscal explica que se ha dirigido al Juzgado en el que se abrió una investigación contra él para retirar la acusación por cooperación al suicidio del art. 143.4 del Código Penal al «aplicar retroactivamente la modificación del Código Penal introducida por la Ley Orgánica 3/2021, de 24 de marzo, de regulación de la eutanasia, al encontrarse el Sr. Hernández en el supuesto legalmente autorizado».

Padecimiento grave, crónico o imposibilitante

Para la Fiscalía, «la aprobación de la Ley ha supuesto el reconocimiento legal del derecho a poner fin a la vida en situaciones de padecimiento grave, crónico e imposibilitante o de enfermedad grave e incurable, pasando a proteger legalmente un derecho que antes no tenía cobertura legal».

El informe entregado al Juzgado «diferencia entre requisitos y procedimiento», concluyendo que «el carácter disvalioso de los actos de cooperación al suicidio no puede hacerse depender de la efectiva tramitación administrativa seguida al objeto de lograr el reconocimiento del derecho», sino «de la efectiva concurrencia de los presupuestos materiales que permiten afirmar su nacimiento y titularidad». De esta manera, lo determinante para el Ministerio Público en las acusaciones a partir de ahora será «valorar si, en los supuestos fácticos previos a la entrada en vigor del nuevo texto legal concurrían los requisitos habilitantes para, de haber estado vigente, haber activado el procedimiento de asistencia a la prestación de ayuda a morir». El escrito razona que, precisamente en este caso concreto, concurren los requisitos para entender que la conducta del Sr. Hernández no debe ser objeto de reproche penal.